CALIGRAMAS.


El término caligrama fue propuesto por el poeta Guillaume Apollinaire en 1918 para denominar algunos de sus poemas. Desde joven se interesó por los caracteres chinos, entre otros, como ejemplos de síntesis entre la palabra y la imagen. Los caligramas son poemas que se inscriben en la tradición de los "carmina figurata" de la Edad Media o "poemas figurados".
El caligrama moderno ha salido del estricto mundo literario para invadir la publicidad, el cómic, las cubiertas de los libros, etc.
Los caligramas son poesías para mirar. En los caligramas, el poema dibuja un objeto relacionado al tema principal de este, aunque en ocasiones se da el caso de simples poemas visuales escritos en cierta forma o de dibujos que no guardan relación con el poema.
No obstante, hay muchos ejemplos de caligramas en muy distintas culturas de la antigüedad, entre otras la hindú o la helenística griega.
Hacia 1913, Wilhelm Apollinaris de Kostrowitsky, más conocido como Guillaume Apollinaire (1880-1918), vuelve a cultivar el technopaegnia. El poeta y crítico francés llamó idéogrammes lyriques a sus primeras producciones, que aparecieron en la revista Les Soirées de Paris (1914). En 1918 se publica el libro de Apollinaire titulado precisamente Calligrammes. Poémes de la Paix et de la Guerre (1913-1916). Este libro inicia la revitalización de los caligramas. Con la corriente vanguardista de los años 20, estas composiciones, consideradas muy novedosas, se pusieron de moda en todo el mundo occidental.
Del siglo XIX es el conocido caligrama que Lewis Carrol incluyó en el capítulo tercero de su Alicia en el País de las Maravillas (1865).

Antecedentes históricos.

Los primeros caligramas conocidos se deben a poetas griegos del periodo helenístico (siglo IV- año 30 a.C.) Esta modalidad poética tiene una raíz religiosa, pues procede de ofrendas sobre las que se inscribía el nombre del donante y la ocasión de la donación en líneas -o versos- que, por necesidad se adaptaban a la forma del objeto ofrecido.
El poema-huevo de Simmias de Rodas fue compuesto por el año 300 AC. De este autor se conservan tres caligramas ("El hacha", "Las Alas", "El huevo"). Simmias es conocido como el creador de la technopaignie o composición de poemas figurados en verso. El caligrama "El huevo" tiene que leerse alternadamente, el primer verso y luego el último, el segundo verso y luego el antepenúltimo hasta terminar en el verso central.
La técnica fue imitada por poetas latinos. Los romanos llamaron a estas poesías- y a otras en las que de algún modo intervenían factores visuales- technopaegnia (nombre propuesto por Ausonio) o carmina figurata.
Los caligramas no fueron desconocidos durante la Edad Media. Muchos de los ejemplos de esta época que se conservan no son caligramas propiamente dichos porque contienen elementos pictóricos. Es común en esta época hallar ejemplos de caligramas en prosa. La Biblioteca Nacional de París guarda un manuscrito griego de los Hechos de los Apóstoles (s.X) que contiene cerca de mil caligramas en prosa.
El humanismo del siglo XVI, tras descubrir los caligramas clásicos, trató de imitarlos, tanto en griego y latín como en lenguas vulgares, de modo que este género poético se revitalizó.
Julio César Scaligero (1484-1558) publica un texto en forma de huevo de ruiseñor -en el que hace referencia a Simmias- y otro en forma de huevo de cisne. El huevo, de origen clásico, y por haberse difundido a través de un erudito tan influyente como Scaligero, reaparecerá a menudo después. Uno de los autores que cultivará este género es François Rabelais (1494?-1553).
En 1572 aparece un curioso libro que recoge numerosos caligramas compuestos por alumnos: una flauta latina, un laberinto, un rombo, unas alas griegas.
Si existió algún caligrama en español, no se conserva. No se excluye la posibilidad de que existieran, pero debieron de ser casos aislados.

Sin embargo, se conservan muchos ejemplos procedentes de los Países Bajos. En Alemania, los caligramas también tuvieron una considerable importancia. Se conocen muchos editados en hojas sueltas de felicitación, pésame, etc. en los que predominan las formas de copa y corazón.
Los caligramas más famosos fueron los de los poetas de la "escuela de Nürnberg". ,
Italia, Francia e Inglaterra también han dado ejemplos del cultivo de esta modalidad poética.

En el s.XVIII, en Alemania se sigue prestando mucha atención al caligrama, incluso en la vertiente más popular. Se conocen ejemplos de poesías anónimas escritas para acontecimientos cotidianos: bodas, felicitaciones.
En Francia también fueron corrientes este tipo de composiciones en las sátiras políticas.

El gran poeta Vicente Huidobro incursionó también en esto de los caligramas, el primero que elaboró fue el triángulo armónico que ilustra el artículo.
Para ver más caligramas: http://www.revistadeartes.com.ar/xiv-caligramas.html


FUENTES:
materialesdelengua.org
boek861.com
http://www.revistadeartes.com.ar/xiv-caligramas.html
http://www.lnds.net/blog/2011/09/poesia-caligrama-y-la-belleza-del-codigo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada