DIETETICA TRADICIONAL CHINA de verano.


mosereload

(ahí q cabeza la mía; ya me lo dice oskar; y “q no escribes na”; y pa algo q escribo; ahí q cabeza; el verano ya casi paso y ahora con estas; sirva para un futuro y entender ciertos desajustes físicos, de haberlos padecido, claro)

Acá, en el rincón de la otra medicina volvemos sobre la dietética, energética y oportunidad de los alimentos, con frecuencia; es la base, es la tierra, es el combustible, es la madre, es la certeza; una madre no abandona; tampoco la culpa.

Armonía; el cuerpo necesita lo q la naturaleza dispone; hemos incidido obstinados, martillo en mano, en lo saludable de seguir las recomendaciones de la madre; sus frutos y consejos; comer según sea la estación. Sincronía.

Regla en mano, mano a la espalda, mirando a los ojos, severos os advertimos del invernadero masón y de aviones lacados en negro cargados de mango desafiando hemisferios; la gran conspiración dietética y nociva; ¡España unida recogiendo sus hortalizas!, ¡¡diablos!!.

…y a penas sí, alguna indicación, ni una mísera lista.

Se acabó, llegó el verano, el sol, el descanso acelerado y la eufórica melancolía, mi amigo josealberto, la transigencia y sin embargo también, algo de justicia.

En definitiva, la dichosa lista; frutas y hortalizas, q si bien sujetos a ciertos condicionantes geográficos, serán apropiados para los menús del verano. Son frescos o en todo caso, neutros; combaten la acumulación del calor interno y la penetración del externo; estimulando la diuresis y la sudoración con tal propósito. En líneas generales, compartirán cualidades de hidratación; previniendo episodios de estreñimiento o de dolor de cabeza estival. Estimulan, en definitiva, el pulmón, tan dormido en el otoño asmático, ahora nos debe volver a poner en contacto con lo real, con los demás, con la vida efervescente q nos rodea.

Muchos poseen una marcada acción desintoxicante; llamativamente apropiado, si hacemos caso a los habituales usos estivales. Especialmente recomendables para el día después del mal uso alcohólico son la pera o la naranja pero no juntos y dependiendo de si el estomago soporta al cítrico.

Un último aspecto al respecto; importante; por entre otras, su capacidad para eliminar calor interno, mas aún la sandia o el melón por su acción preferente sobre el meridiano de corazón, nos relajan, haciendo por someter lo q en estos tiempos puede resultar un espíritu embravecido en demasía.

FRUTAS
Albaricoques_Arandanos_Ciruelas_Higos_Manzanas_Melocotones_Melones_Naranjas_Mandarinas_Pomelos_Peras_Sandia_Uvas

HORTALIZAS
Acelgas_Apio_Berenjenas_Boniatos_Calabacin_Coles_Judías_Lechugas_Pepino_Perejil_Pimientos_Puerro_Tomates_Zanahoria

NO RECOMENDABLES
Cerezas_Fresas_Frambuesas_Platanos_Alcachofa_Calabaza_Esparragos_Legumbres secas_Remolacha


Bien, esto lo dicho, pero quizás convenga aclarar q mejor del botijo q del frigorífico; esto es; los alimentos ya son frescos per se, no necesitan de su enfriamiento exagerado para potenciar sus cualidades; el cuerpo no quiere frio y menos directo al ombligo; al contrario el abuso de los alimentos fríos es la base de gran parte de las afecciones veraniegas; en el desierto los toureg no toman té helado, sino tibio, eso sí, té verde q tiene una naturaleza fresca y además con menta.

Y esto me sirve para enlazar concluyendo con los matices; en verano es la mejor época para tomar los verduras frescas, al natural, sin cocinar, pero no todos los cuerpos son iguales y las funciones de digestión y metabolización necesitan de cierto calor; aquellos q son “frioleros”, o de digestión lenta o propensos a la diarrea, no deben dejar de introducir calor (alimentos propios pero cocinados) para evitar un todavía mayor cansancio.

Es tiempo de poca carne, de no mucha hambre, tiempo sin tiempo, para no pensar demasiado; para no hacer mucho caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada