Nigel Barley, el antropólogo inocente.


"Cuando me encontraba con un dowayo, lo saludaba. En esto no había problema, pues había hecho que mi ayudante me adiestrara hasta la saciedad en el pequeño diálogo que hay que intercambiar con cada persona que uno saluda: «¿Está el cielo despejado para ti?» «El cielo está despejado para mí. ¿Está despejado para ti?» «El cielo también está despejado para mí.»"
Nigel Barley, el antropólogo inocente.
Un Post de Una Antropóloga En la Luna
Foto: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=477977225587049&set=a.328478377203602.105397.196429343741840&type=1&relevant_count=1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada