CATAROS. ANTECEDENTES: LOS BOGOMILOS.


Perpetrado por Oskarele

Hemos visto, hasta ahora, que los cataros bebieron de varias escuelas y movimientos religiosos muy anteriores en el tiempo que tienen en común su carácter dualista: zoroastrismo, cultos órficos, escuelas gnósticas o el maniqueísmo. Ya en la Edad Media aparecerán otras dos sectas religiosas que influirán directamente en los futuros cáta
ros: el Paulicianismo y los Bogomilos. Vamos a ver quienes fueron.

Del Paulicianismo ya hemos hablado en otro artículo de esta saga dedicada a los herejes en la historia (https://www.facebook.com/photo.php?fbid=476899108993637&set=a.327545633928986.96838.109752169041668&type=3). Se trata de una secta fundada en Armenia por un tal Constantino de Mananalis alrededor del 650 de nuestra era, con influencias paganas, gnósticas, maniqueas e islamistas con una doctrina sumamente interesante: el punto clave es la distinción entre el Dios que hizo y gobierna el mundo material y el Dios del cielo que creó las almas, el único al que se debe adorar. Esto se debe a que consideraban mala a toda la materia y por lo tanto el mundo lo era, así que no pudo ser creado por Dios. Esto, como veremos, los relaciona con los posteriores bogomilos y cátaros, pero también con los anteriores maniqueos y seguidores de Zoroastro. En definitiva, con las corrientes dualistas.

Pero hay más: rechazaban el Antiguo Testamento, por un lado, al considerarlo cosa del Demiurgo, pero también el nuevo, en parte, pues no creían que hubiese habido encarnación: Jesús, para ellos, era un ángel enviado al mundo por Dios, no Dios encarnado. Por lo tanto no creían ni en el bautismo ni en la eucaristía (no creían que hubiese muerto el nazareno, más que nada porque no creían que fuese humano, por la tanto el rito basado en su muerte no tiene sentido). Por esto mismo no honraban la cruz y eran iconoclastas. 



Los paulicianos se mantuvieron activos durante los siglos VII y VIII y se alternaron persecuciones cono momentos de permisividad, hasta que a finales del siglo IX fueron exterminados por los bizantinos.

En los Balcanes, adonde fueron expulsados por el Imperio Bizantino, se cree entraron en contacto con otros grupos locales, derivando en la herejía de los Bogomilos, una nueva religión que surge a mediados del siglo X en Bulgaria y que debe su nombre a su fundador, Bogomil (nombre que, curiosamente, significa “querido o amado de Dios”, ya que proviene de la combinación de dos palabras de origen eslavo: bog, que significa “dios”, y mil, milo, que significa “querido”), del que poco se sabe.

Pues bien, el tal Bogomil comenzó a predicar una nueva religión de resignación, serenidad y de no agitación, captando numerosos fieles que lo veian como una evolución del anterior paulicianismo que triunfó en la zona.

En realidad ofrecieron más de lo mismo, aunque con matices interesantes: distinguían entre Dios, creador del espíritu, y el demonio (Satanael), creador de la materia y del mal, e hijo primogénito del propio Dios. Este recorrió el Universo hasta sus más bajos confines y envidió el reino de su padre. Cuando ascendió de nuevo, se rebeló contra él, por lo que fue despojado de su carácter celeste y arrojado del cielo. Decide entonces, el bueno de Satanael, secundado por miriadas de ángeles rebeldes, crear su propio reino: la creación en siete días narrada en el Génesis no sería sino obra suya. Así, tras crear la Tierra, el Sol, la Luna, los vegetales y los animales, concibió el plan de crear al ser humano. Esto no es nada nuevo, pero si lo es el hecho de que consideraban a Satán un auxiliar aceptado por Dios, puesto que este consentía con toda libertad sus hechuras, además de que Dios insuflaba el espíritu en las criaturas de barro moldeas por Satanael.

Para mantener al hombre bajo su imperio, Satanael dio las tablas de la ley a Moisés. Con la misma misión envió a Elías. Así el Dios del Antiguo Testamento sería para estos el demonio Satanael. Pero la cosa sigue: Dios se apiadó de la humanidad y envió a uno de sus ángeles, María, para que recibiera a su otro hijo, Jesús, quien penetró por el oído de María y se revistió con una forma humana pero inmaterial.

Por su parte, Satanael envió a su demonio Elías bajo la forma de Juan Bautista, para apartar a las gentes del verdadero bautismo, el del Espíritu Santo, sustituyéndolo por el bautismo de agua, considerado por los bogomilos como una farsa satánica. Satanael consiguió al fin que Jesús fuera crucificado, pero éste sólo murió en apariencia y volverá para juzgar a la humanidad. Además Satanael arderá con los pecadores y el mundo que creó será consumido por las llamas hasta desaparecer.

Hasta que eso ocurra, según algunas sectas bogomilas, el alma de los pecadores más leves conocerá un sinfín de reencarnaciones hasta su purificación final.

Además negaban el poder de la misa y de los sacramentos; repudiaban la cruz, como signo de la tortura de Jesús; negaban los milagros de Cristo, el culto a los santos y las reliquias, asi como la resurrección de los cuerpos.

Por otro lado, predicaban la igualdad social y la liberación de los humildes del dominio del clero y de la nobleza, pues el mismo demonio que había creado el mundo había inspirado también el orden social imperante y la comunidad ortodoxa, con sus iglesias, ceremonias y sacramentos. Por eso no es de extrañar que triunfasen entre las capas menos favorecidas de la sociedad.

Los bogomilos se consideraban los “Auténticos Cristianos” y aunque se constituían en iglesias, no tenían templos, pues los consideraban poblados por los demonios. Sus iglesias se dividían en dos grupos de fieles: por un lado estaban los “perfectos”, los elegidos, hombres y mujeres iniciados en los misterios, vestidos con hábitos negros y dedicados a una vida ascética de oración y contemplación.

Además eran célibes, renunciaban a tener niños, eran vegetarianos y hacían largos ayunos. De entre ellos salía su propio clero, organizado en una jerarquía de diáconos, sacerdotes y obispos.

El segundo grupo lo constituía la masa de los creyentes. Compartían los bienes, utilizaban los fondos comunes para alimentar a los pobres y a los perfectos y cuando uno de ellos enfermaba, a menudo hacía la promesa de convertirse en perfecto y, tras una dura abstinencia y después de renunciar a cónyuge, hijos y bienes, recibía el Espíritu Santo por la imposición de manos de un perfecto. 



Lo importante de esto de los bogomilos, los herejes búlgaros, es que extendieron la doctrina, al ser perseguidos por los soberanos búlgaros y por los emperadores bizantinos, hacia el occidente europeo, asentándose con fuerza en el norte de Italia y sur de Alemania. Desde allí se expandirían al sur de Francia, Occitania y Languedoc, donde la población e incluso los grandes señores y buena parte del clero adoptaron las doctrinas del dualismo radical llevadas allí por los representantes bogomilos.

Estos herejes, que fueron denominados al principio patarinos, búlgaros, maniqueos, paulicianos o publicanos, empezaron a ser llamados cátaros, “los puros”… pero esa es otra historia de la que hablaremos en el próximo artículo.

ARTÍCULOS ANTERIORES DE ESTE ESTUDIO:
PARTE 1: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=497996160217265&set=a.327545633928986.96838.109752169041668&type=3&src=https%3A%2F%2Ffbcdn-sphotos-e-a.akamaihd.net%2Fhphotos-ak-snc6%2F251807_497996160217265_351819479_n.jpg&size=402%2C402

PARTE 2: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=499634216720126&set=a.327545633928986.96838.109752169041668&type=3&src=https%3A%2F%2Ffbcdn-sphotos-e-a.akamaihd.net%2Fhphotos-ak-snc7%2F599699_499634216720126_941059414_n.jpg&size=234%2C360

PARTE 3: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=501284899888391&set=a.327545633928986.96838.109752169041668&type=3&src=https%3A%2F%2Ffbcdn-sphotos-g-a.akamaihd.net%2Fhphotos-ak-ash4%2F314812_501284899888391_584015839_n.jpg&size=640%2C480

Mas info y fuentes por aquí: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=476899108993637&set=a.327545633928986.96838.109752169041668&type=3, aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Bogomilos, aquí: http://themaskedlady.blogspot.com.es/2009/07/la-herejia-de-los-bogomilos.html, aquí:http://www.artrev.8k.com/0000000041.htm y aquí: http://heterodoxiacristiana.blogspot.com.es/2009/02/antecedentes-del-catarismo-paulicianos.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada