EN EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE LORCA (19 de agosto de 1936), ESTE POEMA VIVO:


Si la muerte es la muerte,
¿qué será de los poetas
y de las cosas dormidas
que ya nadie las recuerda?
¡Oh sol de las esperanzas!
¡Agua clara! ¡Luna nueva!
¡Corazones de los niños!
¡Almas mudas de las piedras!
Hoy siento en el corazón
un vago temblor de estrellas
y todas las rosas son tan
blancas como mi pena.

(Federico García Lorca, Canción Otoñal, 1918)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada