VIEJO ORDEN MUNDIAL.

© Fulgencio S. García.

Vía decreto ley cayeron, uno tras otro, los derechos adquiridos a lo largo de la Historia. Empezaron por el subsidio, siguieron por la sanidad y la educación y terminaron con todos los demás. Hasta que llegaron a la Ley de Regulación del Descanso Semanal. Más de un siglo de antigüedad y el ser un derecho mundial no les impidió atajarla. Pero no para ellos. Ellos sí mantendrían su séptimo día inhábil para consagrarlo a su dios, a sus familias, a sus nobles tareas de gobierno, pero obligaron a todos los comercios, a todas las fábricas, a todos los negocios a que abolieran esa prebenda absurda de asueto dominical. Fue el pináculo de su carrera. El Primer Ministro, escoltado por su Consejo refrendó la norma con su mayoría absoluta y el monarca del país la firmó, sin más atención que la que se le presta a un nieto polvorilla. Con esa magnífica bula en mano, habló a la nación a través de todos los medios y anunció lo que los mercados esperaban desde hacía meses. “Señores”, dijo en un alarde de incorrección política. “Queda legalizada la esclavitud, por obra y gracia de la crisis que ustedes mismos han provocado.” No hizo falta que dijera nada más.

Al día siguiente la bolsa central del país se desplomó y obligó al Consejo de Ministros a aprobar la venta en masa de bosques, playas, aeropuertos vacíos y ríos a los distintos Holdings presididos por ex ministros y ex presidentes. En aquel país, después de siglos de historia, el sol se puso para siempre.


Emitido en ORM en el programa “El fin de semana: Pura coincidencia” el 14/04/2012:http://www.orm.es/servlet/rtrm.servlets.ServletLink2?METHOD=DETALLEALACARTA&serv=BlogPortal2&ofs=0&orden=1&orden2=1&idCarta=102&texto1=Fulgen&sit=c%2C5%2Cofs2%2C0&mOd=16600&autostart=RADIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada