CONFESION



En 1992, mientras se celebraban los cinco siglos de algo así como la salvación de las Américas, un sacerdote católico llegó a una comunidad metida en las hondonadas del sureste mexicano.
Antes de la misa, fue la confesión. En lengua tojolobal, los indios contaron sus pecados. Carlos Lenkersdorf hizo lo que pudo traduciendo las confesiones, una tras otra, aunque él bien sabía que es imposible traducir esos misterios:
Dice que ha abandonado al maíz –tradujo Carlos–. Dice que muy triste está la milpa. Muchos días sin ir.
Dice que ha maltratado al fuego. Ha aporreado la lumbre, porque no ardía bien.
Dice que ha profanado el sendero, que lo anduvo macheteando sin razón.
Dice que ha lastimado al buey.
Dice que ha volteado un árbol y no le ha dicho por qué.
El sacerdote no supo qué hacer con esos pecados, que no figuran en el catálogo de Moisés.

Eduardo Galeano.
Bocas del Tiempo.

Nota: Otro mandamiento, que se le había olvidado a Dios…o acaso era obvio:
“Amarás a la naturaleza, de la que formas parte”.

Serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada