Vaticano

(AL) Con la que nos está cayendo desde Alemania, una amiga me ha recordado esta frase que se encuentra en una sala de Los archivos del Vaticano.
Foto: Marco Ansaloni

En un muro de la Sala del Meridiano puede leerse la cita bíblica Ab aquilone pandetur omne malum («De los vientos del Norte proceden todos los males»). La frase parece ser una alusión a los peligros que suponía para el catolicismo la reforma protestante que en pleno siglo XVI prosperaba en los países del norte de Europa. Creada para la observación astronómica hacia 1580, la Sala del Meridiano fue cedida por el papa Alejandro VII a la reina Cristina de Suecia durante su estancia en la Ciudad Eterna, a la que llegó en 1655. Un año antes había abdicado del trono sueco y se había convertido a la religión católica. Cristina era hija del rey Gustavo II Adolfo, uno de los paladines del protestantismo. Culta, intelectual y protectora de las artes, la reina Cristina mantuvo correspondencia con figuras muy destacadas de la intelectualidad europea de su época.
Más información aquí:
http://www.taringa.net/posts/imagenes/14892319/Los-archivos-del-Vaticano_-cuatro-siglos-de-historia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada