LOS DEUDORES.


Si hay un estigma que persigue a los países latinoamericanos y a la Argentina en particular es la Deuda Externa. Es un estigma porque no sólo cumple el papel de pseudoadjetivo, puesto que decir deuda externa es como decir país subdesarrollado, sino que también en nombre de ella y por la necesidad de afrontar su pago se avalaron medidas económicas contraproducentes para el desarrollo de un país como es el caso del recorte del 13% para los empleados estatales en Argentina durante la presidencia de de la Rúa con el fin de conseguir ‘déficit cero’ en gasto público, medida nacida de las recomendaciones del FMI (Fondo Monetario Internacional).
No obstante ¿constituye un argumento sólido la existencia de la Deuda Externa como para justificar la estigmatización de un país y la inferencia en su economía a fin de que afronte los compromisos contraídos? Esta pregunta me surge cuando observo la nómina de países con las Deudas Externas más altas del mundo. Observarán, no con poco asombro, que los países con las mayores deudas no son estigmatizados y menos aún organismos internacionales como el FMI se sienten con la autoridad de revisar sus economías para dictar fórmulas económicas.

Observen la lista de países con deuda externa, las cifras y saquen conclusiones.

Los datos son de Enero del 2011.

http://www.indexmundi.com/g/r.aspx?v=94&l=es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada