LA PIEDRA LUNAR DE FRANCO… Y LA DE CARRERO

Perpetrado por Oskarele

“La piedra lunar fue un regalo personal a mi abuelo, no al pueblo español”, Francisco Franco Martínez Bordiú, nietísimo del dictador aquel, intentando justificar que un trozo de nuestro satélite que el 11 de julio de 1973 el Gobierno de Estados Unidos regaló a España, como muestra de afecto entre “naciones amigas”, y en agradecimiento por los servicios que prestaron las estaciones de seguimientos de las misiones Apolo instaladas en las localidades madrileñas de Fresnedillas y Robledo de Chavela, no este expuesto en un museo, sino que se ha mantenido en el despacho del Palacio de El Pardo para pasar, tras morir el dictador en el 75, a manos de su hija, Carmen Franco Polo… y desaparecer en la actualidad: El nieto asegura que, aunque tuvieron tentaciones de venderla no se hizo y que en la actualidad se encuentra en paradero desconocido, ya que, dice, “mi madre perdió la roca lunar que dieron a mi abuelo”… “Como mi madre es una mujer con muchas cosas en muchas casas, en algún traslado o al redecorar alguna habitación, al final debió extraviarse”, explica… jajaja

Lo curioso es que hubo dos piedras: ese mismo año el Secretario de Estado norteamericano durante la Administración Nixon, Henry Kissinger, regaló otra piedra lunar al Almirante Carrero Blanco, que, esta sí, en 2007 fue donada al Museo Naval de Madrid por su hijo (la podéis ver en la foto).

Aquí mas info y fuentes: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/19/ciencia/1248023409.html, y aquí: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/20/ciencia/1248121248.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada