INDY

Perpetrado por Oskarele

En la primavera de 1977 George Lucas y Steven Spielberg se encontraron, cuando ambos estaban disfrutando de unas merecidas vacaciones en Hawái tras el rodaje de dos pelis que ambos acababan de terminar: “La Guerra de las Galaxias”, el primero, “Encuentros en la Tercera Fase”, el segundo. 
Allí, los dos jóvenes prodigios, entre copas, bañicos en la playa y solecico, hablaron de futuros proyectos: Spielberg quería hacer un serial en plan James Bond; el bueno de Lucas, por otro lado, le contó una vieja idea que tenía desde hace años, una historia clásica de aventuras, como aquellas de los seriales cinematográficos de los años cuarenta, protagonizada por un arqueólogo de profesión que se mete en mil y una aventuras en busca de tesoros perdidos y reliquias misteriosas.

Fue el germen de una saga que marcaría a millones de personas de todo el mundo que, como el que esto escribe, fliparon con este personaje.

El caso es que en 1973 Lucas había planteado la historia de un tal Henri Smith, alias Indiana Smith (el nombre del pastor alemán de Lucas), al guionista y director Philip Kaufman (autor, entre otras, de joyas como “La invasión de los Ultracuerpos”), que se puso manos a la obra con el libreto, introduciendo uno de los elementos claves de la primera entrega, el Arca de la Alianza. Pero la cosa quedó en stand-by porque Lucas se metió de lleno en Star Wars.

Y tras esta conversación en Hawaii la cosa tampoco se lanzó, por compromisos artísticos de los implicados: Lucas con la segunda entrega de su saga espacial, “El Imperio Contraataca”, y Spielberg con una comedia que a la sazón sería su mayor fracaso comercial, “1941”. Pero nunca se dejó del todo y de hecho durante el rodaje del “Imperio”, Lucas le ofreció al guionista de esta, Lawrence Kasdan, que hiciese algo con el boceto que habían preparado el propio director con Kauffman.

Así, tras el fracaso de “1941”, Lucas convenció a Spielberg para que dirigiese la peli con el guion de Kasdan. Y tras hacer varias revisiones en el texto, entre ellas cambiar el apellido de Smith a Jones, ambos llegaron a un acuerdo con Paramount Pictures para la realización de cinco películas sobre las aventuras del arqueólogo, comenzando a finales de 1979, a trabajar a fondo en la primera película. 

Ahora faltaba algo clave: encontrar al actor que encarnaría al personaje diseñado por Jim Steranko, creador del cómic Nick Furia, que hizo los bocetos de Indiana Jones, ya con su látigo, su sombrero y su ropa de campaña. Debía ser una mezcla entre Errol Flynn, Charlton Heston y algo de Bogart (sobre todo caracterizado como en “El tesoro de Sierra Madre”), pero además no podía ser alguien muy conocido, así que tras meses de casting, se decantaron por Tom Selleck, un bigotudo actor mediocre que tomó la decisión más mala de su vida cuando, finalmente renunció al papel para ser el protagonista de la serie televisiva Magnum P.I.

“Entonces una noche (recuerda Spielberg, viendo en un pase privado, antes de su estreno, “El imperio contraataca”), supe que Harrison Ford podía ser un excelente Indiana Jones. Llamé a George Lucas diciéndole que habíamos tenido todo el tiempo al protagonista delante de nuestras narices y me dijo: “Lo sé, es Harrison Ford”. Habíamos tenido la misma idea”.

Dicho y hecho, Harrison Ford, que a pesar del éxito de Star Wars no se había convertido en una estrella, sería el encargo de llevar pa’lante este papel.

La película se llamaría finalmente “Raiders of the Lost Ark”, aunque en España fue “En busca del Arca Perdida” y se comenzó a rodar el 15 de mayo de 1980, seis días antes del estreno en USA de “El imperio contraataca”, en los estudios Elstree de Londres.

La historia, ambientada en 1936, trata sobre la búsqueda del Arca de la Alianza, aquella en la que Moises guardó las tablas de los mandamientos, y que según la tradición tenía poderes sobrenaturales. El gobierno yanqui quiere conseguirla para evitar que los nazis lo hagan. Asi, nuestro prota, Indy, ayudado de su colega Sallah y de una antigua novia, Marion Ravenwood (Karen Allen), la encuentra en Egipto, donde se lia la de Dios cuando los nazis la recuperan y la intentan abrir… en fin, pa que contar mas, imagino que la habréis visto.


Finalmente, el 12 de julio de 1981 se estrenó en los USA y fue todo un pelotazo tanto allí como en el resto del mundo, catapultando a la fama a Harrison Ford y llenando las carteras de Lucas y Spielberg, que ya de antes estaban llenicas. Pero además fue un éxito de crítica y de premios, tanto que llegó a ser nominada a ocho Oscars, incluidos los de mejor película y mejor director, llevándose cinco de ellos, todos técnicos (sonido, montaje, montaje de los efectos de sonido, decorados y efectos visuales). 

Y claro, la secuela estaba en la mente de todos… y no tardó en realizarse: se llamará “Indiana Jones and the Temple of Doom”, en España “Indiana Jones y el Templo Maldito”, y contaría con el mismo equipo técnico, aunque con William Huyck y Gloria Katz como guionistas en lugar de Kasdan, y con un nueva compañera de aventuras, Kate Capshaw, que se convertirá en la segunda mujer de Spielberg tras este rodaje.

Curiosamente la historia sucede antes de la primera entrega, en 1935, cuando Indiana Jones se ve metido en una movida mu chunga con unos gángsters chinos, de los que escapa con la ayuda de la cantante Willie Scott (interpretada por la Capshaw) y un niño oriental de 11 años de edad, Short Round (en España Tapón), 
interpretado por Ke Huy Quan, un refugiado vietnamita que vivía en los Ángeles… Huyendo llegan a un pueblo de la India, donde se enteran de que todos los niños han sido secuestrados por una secta maligna, integrada por adoradores de la diosa Kali. Su líder, Mola Ram, es el principal responsable de la desaparición de los niños y de la roca Shankara con la que busca hacerse invencible y apoderarse del mundo. Indiana consigue rescatar a los niños, para regresar con la piedra al pueblo del que fue robada…

Fue otro pelotazo en la taquilla, aunque la recepción crítica fue algo menor.

Y, ¿Cómo no?, desde el principio se habló de una tercera parte, que en esta ocasión tardaría un poco más en llegar. Pa ser exactos cinco años, los transcurridos entre 1984 y 1989, cuando se estrenó en todo el mundo “Indiana Jones and the Last Crusade” (I.J. Y la Última Cruzada), con un libreto escrito por Jeffrey Boam en el que se incluían varias novedades interesantes: conocemos algo de la juventud de Indy (interpretado por River Phoenix), así como el origen de varios de sus gadgets, así como a su padre, el Doctor Henry Jones, interpretado ni más ni menos que por Sean Connery. Indiana Jones estaba de vuelta y ahora venía con su papá. La peli comenzó a rodarse, curiosamente, aquí al lado de donde escribo estas palabras, el 16 de mayo de 1988 en Almería. 

La peli quería recuperar el estilo de la primera entrega. Así buscan una reliquia bíblica, en este caso el Santo Grial, así como a varios de los actores de la primera parte: Denholm Elliott, en el papel de Marcus Brody, el director de la facultad donde da clases Indiana, así como Sallah, interpretado por John Rhys-Davies. La historia, ambientada en 1938, cuenta como Indy ha de partir en busca del Santo Grial pero más que nada para rescatar a su padre, que ha sido secuestrado por los nazis, que también andan tras la mítica copa.


Se acabará convirtiendo en la más taquillera de la saga hasta ese momento, así como la que mejor recepción crítica tuviese, pero además sirvió para Lucas se animase a producir una serie de televisión, “The Young Indiana Jones Chronicles”(Las Aventuras del Joven Indiana Jones, 1992), en la que vamos conociendo la juventud de nuestro protagonista, interpretado por Corey Carrier de niño, y por Sean Patrick Flanery, de adolescente (con la anécdota de que el propio Harrison Ford colaboró en el episodio veinte de la teleserie, haciendo de Indy en los 50). La historia del personaje ira en paralelo a la historia del siglo XX, tanto que Indy se cruzará con personajes reales como Lawrence de Arabia, Sigmund Freud, Roosevelt, Picasso, De Gaulle, Mata Hari, Pancho Villa, Kafka, Elliot Ness, Louis Armstrong, Al Capone...


Y desde 1992 el silencio y los rumores sobre una cuarta entrega que nunca llegaba…

Hasta que en 2007 estalla la noticia: habrá cuarta entrega y se titulará “Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull” (Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal). Estará de nuevo dirigida por Spielberg, producida por Lucas e interpretada por Ford, aunque con novedades: especialmente la aparición de un nuevo personajes, Mutt Williams, interpretado por Shia LaBeouf, hijo de Indy con Marion Ravenwood, interpretada, como en la primera peli, por Karen Allen.

La peli, escrita por David Koepp, esta ambienta 20 años después de la última cruzada, en 1957, y nos muestra a un Indy cincuentón al que secuestran los rusos para que les revela la localización de un cadáver alienígena en el área 51. Pero los rusos en realidad andan tras la Calavera de Cristal de Akator que, según la leyenda, fue robada de una misteriosa ciudad perdida que estaba habitada por muertos vivientes. La leyenda también menciona que aquel que logre devolver dicho objeto a la ciudad obtendrá los misteriosos poderes de la misma. Finalmente, Jones logra regresarla a su respectivo templo, aunque ésta desaparece cuando un gran OVNI emerge del lugar... en fin…

La peli fue estrenada mundialmente el 22 de mayo de 2008 y de nuevo fue todo un éxito de taquilla, aunque la crítica y el público se mostraron menos unánimes y contentos que en las ocasiones anteriores, más que nada por meter el tema alien en la saga.



Y hasta aquí la historia de este aventurero que posiblemente seguirá, según han comentado los perpetradores.

Sobra decir que la influencia de Indy mas allá de las películas es brutal: decenas de libros, videojuegos, homenajes, plagios… lo han acabado convirtiendo en un icono de finales del siglo XX.

Mas info y fuentes por aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Indiana_Jones, aquí:http://www.indianajones.com/, aquí: http://www.indianajones.es/peliculas/indianajones4.php, aquí: http://www.apocatastasis.com/estudio-trilogia-indiana-jones-arca-perdida-templo-maldito-ultima-cruzada.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada