Ética y reforma política Frei Betto


La ‘ética’ neoliberal se reduce a las virtudes privadas de los individuos. Ignora la visión de institucionalidad ética. De tal modo refuerza la actitud paralizante del moralismo, reduciéndola a la ilusoria perfección individual. Ahora bien, si la sociedad está estructurada, la ética es imprescindible para que se configure el mundo histórico. Exige por tanto una teoría política normativa de las instituciones que rigen la sociedad.

No basta con hablar de ética en la política. La crítica a las instituciones generadoras de injusticias y negadoras de derechos exige una ética de la política. Abrir espacios para la creación de nuevos derechos. Las instituciones deben garantizar la justicia distributiva -el reparto de los bienes a que todos tienen derecho- y la justicia participativa: la presencia de todos (democracia) en el poder que decide los rumbos de la sociedad.

El gran desafío ético de hoy es cómo crear instituciones capaces de asegurar derechos universales. Pues ello supone una ruptura con la actual visión posmoderna, neoliberal, de fragmentación del mundo y exacerbación egolátrica, individualista.

Un aporte de Miguel Angel Ferreira Mirasson

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada