EL BESO (V-J DAY EN TIMES SQUARE)

Perpetrado por Oskarele

El 14 de agosto de 1945 el fotógrafo Alfred Eisenstaedt (del que hablábamos el otro día en un post sobre una imagen suya de Goebbels), se encontraba en Times Square, donde se acababa de producir el anuncio del fin de la guerra contra Japón realizado por el presidente Truman (aunque la celebración oficial es el dos de septiembre, día en que se formalizó la rendición). El fotógrafo captó el momento en el que un marinero americano besa improvisadamente a una enfermera vestida de blanco, justo cuando la gente comenzaba a amontonarse en la céntrica plaza neoyorquina. La imagen fue publicada una semana después en LIFE, en un especial de doce páginas titulado “Victoria”, donde se mostraban las celebraciones en varios puntos del país. La imagen se convirtió en el ícono de uno de los momentos más importantes del siglo XX, que terminaría por inaugurar una nueva época.



Alfred Eisenstaedt comentó que después que la imagen fue publicada en Life: “La gente me dice que cuando yo esté en el paraíso, ellos van a recordar esta foto”.

Curiosamente, como fue una cosa espontanea, el fotógrafo no se quedó con los nombres de los protagonistas. Además la foto no muestra claramente los rostros, por lo que varias personas han asegurado ser los de la imagen. De hecho durante años la identidad de estos ha sido un misterio, hasta que en 1979 Edith Shain aseguró ser la enfermera besada, que el beso duró como siete segundos y que no uno de los mejores de su vida. “El muchacho me agarró, yo cerré los ojos y… después me dejó sola y yo me marché (…) Por supuesto que le dejé besarme, porque había estado en la guerra, luchando por todos nosotros, y realmente me sentí feliz de hacerlo”, dijo.

La identidad del apasionado marinero, en cambio, no se ha averiguado. Hasta 11 varones se han adjudicado el merito. Los dos más conocidos y probables, el policía retirado Carl Muscarello (que lleva años firmando como protagonistas de la foto) y el pescadero de Rhode Island George Mendosa (que hasta demandó a la revista Life). Aunque ninguno de los dos ha podido hacerse con tal honor, la pugna continúa.

Mencionar por ultimo que otro fotógrafo que andaba por allí captó el mismo momento desde otro ángulo: se trata de Victor Jorgensen, un fotógrafo del ejército estadounidense, y la foto se publicó en el New York Times al día siguiente con el título “Besando el final de la guerra”. La podéis aquí:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada