CANNABINOIDES


Perpetrado por Oskarele

Hasta este momento hay 483 diversos componentes químicos identificados en el cannabis, siendo el más importante y específico los cannabinoides (66 conocidos), presente solo en la planta de cannabis. Otras sustancias presentes en la planta son: compuestos nitrogenados (27 conocidos), aminoácidos (18), proteínas (3), glicoproteínas (6), enzimas (2), azúcares y compuestos relacionados (34), hidrocarburos (50), alcoholes simples (7), aldehídos (13), cetonas (13), ácidos simples (21), ácidos grasos (22), ésteres simples (12), lactonas (1), esteroides (11), terpenos (120), fenoles no-cannabinoides (25), flavonoides (21), vitaminas (1), pigmentos (2) y elementos (9). La mayoría de estos compuestos se encuentran también en otras plantas y animales y no son de importancia farmacológica con respecto a los efectos ejercidos por las preparaciones de cannabis.

Un cannabinoide es un compuesto químico que activa los receptores cannabinoides en el organismo humano. La forma plural cannabinoides originalmente aludía al particular grupo de metabolitos secundarios encontrados en la planta de cannabis, responsable de los efectos farmacológicos característicos de la planta.

Actualmente, se reconocen tres tipos generales de cannabinoides:

Cannabinoides herbarios sintetizados naturalmente por la planta de cannabis;

Cannabinoides endógenos, producidos por organismos animales y por el cuerpo humano Entre los endocannabinoides se encuentran la araquidonil-etanolamida (o anandamida), el 2-araquidonil glicerol (2-AG), el éter del 2-araquidonil glicerol (éter de noladina), la araquidonil-etanolamina (virodhamina) y la N-araquidonil-dopamina (NADA).

Cannabinoides sintéticos, compuestos similares generados en laboratorio.

Aparte del THC (tetrahidrocannabinol), del cual hablaremos posteriormente, la planta contiene en total cerca de 60 cannabinoides (entre estos: cannabinol, cannabigerol, cannabicromeno, cannabiciclol)

El tetrahidrocannabinol, también conocido como THC, Δ9-THC, Δ9-tetrahidrocannabinol (delta-9-tetrahidrocannabinol), Δ1-tetrahidrocannabinol (si utilizamos la nomenclatura clásica) o dronabinol (forma farmacéutica que consiste en cápsulas con THC en aceite de sésamo), es la principal sustancia psicoactiva. En estado puro, tiene el aspecto de cristales a bajas temperaturas, y se torna viscoso y pegajoso al calentarlo. El THC es poco soluble en el agua, pero se disuelve fácilmente en la mayoría de disolventes orgánicos cómo el etanol o el hexano.

Sus efectos farmacológicos son el resultado de su vinculación con los receptores específicos de cannabinol situados en el cerebro y en todo el cuerpo. Probablemente sea su afinidad con las sustancias lipofílicas lo que haga que el THC se adhiera a la membrana de las células (principalmente neuronales).

Se absorbe rápidamente y es metabolizado a nivel hepático originando metabolitos activos e inactivos que son eliminados por vía fecal, renal y sudoración. Se unen a receptores CB1 en el cerebro y CB2 por todo el cuerpo, aunque principalmente en células del sistema inmunológico. Por ello se cree que juega un papel importante como inmunomodulador y deja la puerta abierta a posibles aplicaciones nuevas. Este hallazgo hizo pensar en la presencia de ligandos endógenos cannabimiméticos; hasta el momento se han aislado dos: la anandamida (etanolamida del ácido araquidónico) y el 2-araquidonilglicerol (2-AG).

El Cannabis “normal” contiene habitualmente entre 0,5 a 5% de THC dependiendo de las diferentes técnicas de cultivo. Las variedades desarrolladas por los bancos de semillas tienen un nivel de THC más alto, llegando las variedades más potentes al 24% de THC. El contenido en THC depende de la genética de la planta y de las condiciones ambientales en las que se desarrolla, siendo los polihíbridos comerciales los que alcanzan mayores concentraciones de cannabinoles.

Las plantas hembras que no han sido polinizadas se denominan “marihuana sin semilla”. Éstas son las que contienen la mayor cantidad de THC, debido a que la no polinización produce un estrés en la planta que hace que aumente la cantidad de THC. Los machos se deben desechar en el cultivo, salvo para poder polinizar y hacer semillas, pero las plantas polinizadas aportarán sobre todo semillas, en detrimento de la resina psicoactiva.

La complejidad de esta planta ha producido especulaciones sobre la diferencia de efectos en el organismo, a los que, en opinión de algunos, se han encontrado beneficiosos. Otros cannabinoles principales son el CBD o cannabidiol y el CBN o Cannabinol Los porcentajes entre estos tres cannabinoles influyen en la manera en que cada planta influye en el cerebro humano

El área principal donde los cannabinoides se unen al cerebro humano es conocida como el ganglio basal que se cree controla los movimientos musculares inconscientes. La siguiente región donde hay una alta adherencia de cannabinoides es el sistema límbico. Éste, se cree que está involucrado en la integración de memorias y emociones fuertes tales como la furia, la lujuria y el miedo. El sistema límbico consta de:

Hipocampo – donde se procesa la memoria de corto plazo a memoria de largo plazo
Amigdala – es la zona del cerebro que controla la furia, lujuria, miedo y otras emociones fuertes.
Hipotálamo – donde se liberan hormonas endocrinas vitales.

Los Cannabinoides también se adhieren al cerebelo, encargado de controlar el balance y planeamiento de la moción. Finalmente, hay una unión débil en la corteza cerebral. Además actúan generalmente como neurotransmisores inhibitorios, diciendo por esto que inhiben procesos que otros neurotransmisores estimulan. Esta es probablemente la razón por la cual los cannabinoides son agentes anti-espasmódicos tan eficientes. Sus receptores son muy ricos en las áreas del cerebro que controlan los espasmos musculares.

En 1991 se demostró que las propiedades de los receptores de cannabinoides en el cerebro no se alteraban irreversiblemente en monos a los que se les suministraba dosis crónicas de THC y marihuana. Los estudios toxicológicos muestran que la marihuana no es neurotóxica. Para el THC, el cannabinoide sintetizado por la cannabis sativa e indica, y la andandamida, el cannabinoide sintetizado en el Sistema Nervioso Central de la mayoría de los animales, el receptor antagonista es llamado SR141716. El SR141716 sería como la "anti-marihuana" – realiza las mismas funciones sobre la memoria que el cannabinoide natural anandamida y el THC lo inhibe a través del receptor de cannabinoide.

El SR141716 mejora la memoria a corto plazo en roedores al bloquear el receptor CB1 de unirse a la andandamida, no sólo al THC. Pero la anandamida es producida por el cerebro naturalmente. ¿Por qué produciría el cerebro un químico que inhiba la memoria a corto plazo? La pregunta se responde parcialmente por los efectos de la SR141716 en los ciclos del sueño de las ratas. El SR141716 administrado en ratas interrumpe estos ciclos, causando un déficit tanto en la etapa de onda corta como en el MOR (Movimiento ocular Rápido). Esta investigación indica que los cannabinoides son importantes en la regulación cerebral del proceso de sueño.

El costo de mejorar la memoria a corto plazo bloqueando los cannabonoides del cerebro es deficiente. Al estudiar la marihuana, se ha aprendido que la inhibición de los procesos relacionados con la memoria de corto plazo que ocurren en el hipocampo pueden ser necesarios para un ciclo de sueño saludable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada