TOULOUSE LAUTREC CAGANDO (CON PERDÓN)


Perpetrado por Oskarele

En 1898 el galerista parisino Maurice Joyant hizo una serie de fotografías a su intimo amigo desde la infancia, Henri Marie Raymond de Toulouse-Lautrec-Montfa, conde de Toulouse-Lautrec-Montfa, cagando (perdón por la expresión. Podría haber usado “defecando”, pero como que suena menos propio…), en la playa de Le Crotoy, en Picardie, una región al norte de París…

Lautrec, como imagino sabrán, fue un pintor francés que vivió entre 1864 y 1901, y que se convirtió en la viva representación de aquel mundo nocturno de Paris y la Vanguardia. Pero además resulta que tuvo una vida de lo más interesante: nació noble, hijo del conde Alphonse de Toulouse-Lautrec-Montfa y de su prima, Adèle Tapié de Celeyran. Quizá por la endogamia a la que nos tienen acostumbrados los nobles estos, Henri tuvo una enfermedad que afectó al desarrollo de sus huesos y que se manifestó desde que tenía 10 años. Aun así no era enano como se lee por ahí, ya que llegó a medir 1.52 m.

Lautrec se piró con 16 años a Paris en busca de fortuna como pintor, su gran pasión, llegando a codearse con la flor y nata de la bohemia parisina, conociendo a grandes como Vincent van Gogh o Degas. Pero también conoció a la perfección los bajos fondos de Paris, las putas, las drogas, los actores fracasados, los músicos de la noche… todos retratados en su obra. Y todo desde aquel genuino barrio de Montmartre.

Por desgracia aquella vida de excesos y de bohemia le trajo algunas consecuencias graves, como sua problemas con el alcohol y la sífilis, así como una estabilidad mental que con los años se hizo crónica.

Finalmente por culpa un poco de todo acabó falleciendo en 1901.

Pues bien, volviendo a la foto que nos ocupa, como hemos dicho la imagen fue tomada en 1898, es decir, tres años antes de morir, cuando no estaba en plenitud mental y había tenido serios problemas con el alcohol (en 1897 tuvo que ser recogido de la calle a causa de una borrachera y poco después en un delírium trémens llegó a disparar a las paredes de su casa creyendo que estaban llenas de arañas…).

No está muy clara cuál era la intención del artista o de su colega, el galerista Joyant, que tomó las fotos. Pero lo cierto es este llevó a su colega a las playas aquellas para que se desintoxicarse y se apartase un poco del mundo de excesos en el que vivía. De hecho esas playas eran famosas por ser sitio de descanso de gente como Jules Verne.

Tras la muerte de Lautrec, Joyant se encargó de mantener viva la obra del artista, siendo albacea de sus obras y organizando muestras retrospectivas de su amigo, llegando incluso a convencer a la madre del pintor, la condesa Adele de Toulouse-Lautrec, para crear un museo, que se hizo en 1922.

Curioso, al menos.

Mas info y fuentes por aquí: http://iconicphotos.wordpress.com/2010/11/08/henri-toulouse-lautrec/, aquí:
http://es.wikipedia.org/wiki/Henri_de_Toulouse-Lautrec, aquí: http://zesticola.tumblr.com/post/1642724488/turnofthecentury-in-1898-the-parisian-art y aquí: http://tumblr.dodepecho.com/post/1551673207/toulouse-lautrec-plantando-un-pino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada