¿Qué es un “QUIASMO“?


El vocablo quiasmo proviene del griego, que corresponde a una disposición cruzada de diagonales, como la de la letra griega χ (ji), cuya grafía es similar a nuestra castellana “X“.
Propio de la retórica, el quiasmo es clasificado como una de las figuras literarias de repetición. Consiste en repetir palabras o expresiones iguales de forma cruzada y manteniendo una simetría, a fin de que la disparidad de sentidos resulte a su vez significativa. Ejemplo: “Ni son todos los que están, ni están todos los que son“.

El quiasmo busca dar valor a una idea central a partir de la repetición de una frase, generando un efecto sorprendente que induzca a la meditación. En consecuencia, el quiasmo es llamado “paralelismo inverso“, por cuanto la primera parte de una construcción gramatical es balanceada o equilibrada por la segunda parte, que la refleja en orden inverso.

Para comprender la estructura literaria del quiasmo, podemos pensar en ella como una enumeración, y observar que la estrategia consiste en hacer una lista de ítems o ideas en un orden en particular y luego repetirla en el otro sentido. Ejemplo: A-B-C-C-B-A. En ocasiones y deliberadamente alguno de los ítems puede ser enfatizado. Por ejemplo, en la secuencia A-B-C---D---C-B-A. En ella, para que el lector u oyente note el énfasis en el ítem D efectuamos el siguiente ejercicio:

A. Salí de mi casa,
B. Me subí al coche,
C. Fui a la tienda,
D. Y agarré un zumo,
D. Cuando bebí el zumo,
C. Salí de la tienda,
B. Me bajé del coche y
A. Entré a mi casa.

Si añadimos un ítem extra a la lista tenemos:

A. Salí de mi casa,
B. Me subí al coche,
C. Fui a la tienda,
D. Y agarré un zumo,
E. Luego pague mi zumo en el contador,
D. Cuando bebí el zumo,
C. Salí de la tienda
B. Me bajé del coche y
A. Entré a mi casa.

Podemos ver que la idea central del quiasmo así empleado es destacar que se pagó por el zumo y que éste no fue robado.

El empleo del quiasmo permite una notable actividad reflexiva, como método pedagógico de pensamiento abstracto y como elemento didáctico. El quiasmo facilita contemplar una misma situación desde una perspectiva dual completamente diferente. Por ejemplo, una cosa es hablar del “método del aprendizaje” y otra muy diferente, hacerlo del “aprendizaje del método“.
Igualmente media gran distancia entre “querer lo que se cree” y “creer lo que se quiere“.

Acaso por eso el quiasmo es una figura retórica preferida de infinidad de políticos, filósofos y novelistas. Asimismo, abunda el quiasmo en los chistes y el humor popular, así como en el refranero.

Algunos ejemplos:

“No preguntes lo que tu país puede hacer por ti, pregúntate lo que tú puedes hacer por tu país”.
John F. Kennedy, «Discurso de posesión», como 35º presidente de los Estados Unidos, 20 de enero de 1961.

“La humanidad debe poner un fin a la guerra o la guerra pondrá fin a la humanidad”
John F. Kennedy

“Lo que cuenta no es necesariamente el tamaño del perro en la pelea, sino el tamaño de la pelea en el perro“. Dwight D. Eisenhower.



Fuentes: Wikipedia. http://www.retoricas.com/2011/09/ejemplos-de-quiasmo.html
http://lular.es/a/idioma/2010/11/Que-es-un-quiasmo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada