IMPUESTOS.


Impuesto, palabra que se puede entender de dos formas: dolor de cabeza y bienestar en pro de la sustentabilidad del país.

Hace treinta siglos, el sabio indio Manú decía: “Los impuestos deben contemplar todos los ingresos, porque no es justo que el ciudadano que gana cien rupias pague el 10% y que abone también eso quien gana mil”.

Lo primero en gravarse fue la tierra, y de ahí el afán recaudador del Estado se disparó. En Austria, José II llegó a cobrar por el uso de coloretes para las mejillas al comprobar que cada mujer gastaba cien florines al año en “estucarse el rostro”.

Sin embargo, este no es el impuesto más curioso que he econtrado por la red. Por ejemplo, el zar Pedro el Grande de Rusia, que subió al poder en 1705, puso en práctica uno de los impuestos más extraños y bizarros: el de la barba. "en crecimiento". Con está acción, el zar pretendía que sus ciudadanos se "occidentalizaran" recortándose sus pobladas y, sobre todo, largas barbas añadiendo a estos un impuesto.

Otro ejemplo de impuesto extraño es el decreto que el gobierno británico formuló en 1784 y con el que pretendía hacer un esfuerzo fiscal "atacando" a las personas más ricas. La medida pretendía que las personas pagaran por llevar sombrero (ya que se suponía que era la gente rica quien podía lucir este complemento). La ley de impuesto por llevar sombrero causó gran polémica, ya que la población y los comerciantes se mostraron reticentes hasta tal punto que hubo que hacer un código que definiera lo que era sombrero y lo que no. Finalmente, esta ley fue suprimida en 1804.

No se quedó atrás el rey Guillermo III, quien en 1696 impuso un tributo para las ventanas. El impuesto sobre la habitual de la casa era de 2 chelines y si la casa tenía más de diez ventanas, cada ventana extra tenía un impuesto. El impuesto fue derogado en el año 1851.

Hace algunos años, en Irlanda y Dinamarca se plantearon la posibilidad de cobrar un impuesto por las flatulencias emitidas por las vacas, pues sus gases producen grandes cantidades de amoniaco y dióxido de carbono, cifras superiores a lo que producen todos los vehículos de dicho país.
Los dueños de estos animales tendrían que pagar 13 euros (220 pesos, aproximadamente) por cada ejemplar

Una medida que puso en marcha el gobierno de Bucarest a principios de 2011, obligaba a cada persona que se dedica a la brujería y a las artes adivinatorias a pagar un impuesto del 16 por ciento sobre sus ingresos, además de hacer aportaciones a los sistemas de salud y de jubilación para así poder tener acceso a estos servicios.
El rechazo no se hizo esperar, pues varias mujeres de este gremio se agruparon para lanzar maldiciones y hechizos a los mandatarios rumanos por haber tomado esta decisión que les perjudica, ya que el país atraviesa por una grave crisis económica.

Hace algunos años Finlandia estuvo a punto de poner en marcha una medida que, por supuesto, fue rechazada por discriminatoria, ya que pretendían cobrarle más impuestos a todas las personas que padecieran obesidad, además de que se les cobraría un extra en todos los gastos relacionados con la sanidad.
El gobierno argumentó que esta medida pretendía premiar a todas aquellas personas “que se mantienen en forma” y fomentar a que la población se ejercite y cuide su salud.

Y no sigo…porque la creatividad a la hora de recaudar es infinita!

Fuentes:
http://www.3djuegos.com/foros/tema/12504551/0/impuestos-extranos-de-la-historia/
http://www.yamelose.com/historia/quien-invento-los-impuestos.html
http://senovilla-pensamientos.blogspot.com.ar/2010/02/el-sombrero-de-los-impuestos.html
http://www.provincia.com.mx/2012/05/impuestos-mas-absurdos-en-la-historia/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada