ESTRELLAS DEL CINE MUDO. PAULETTE GODDARD

Perpetrado por Oskarele.

“Los actores y actrices que dicen que nunca ven sus propias películas están diciendo tonterías. No hace falta ser Freud para saber que la persona más fascinante del mundo eres tú”, dijo en una ocasión esta bellísima y genial actriz que ha pasado a la historia por su colaboración, artística y sentimental con el gran Chaplin. Veamos un poco como fue su vida, y su obra.

Pauline Marion Goddard Levy, nació en Queens, Long Island en 1910. Hija única de Joseph Russell Levy, de origen judío, y Alta Mae Goddard, de ascendencia británica, vio como sus padres se divorciaban siendo ella muy pequeña. Su padre prácticamente desapareció de su vida, aunque regresó a finales de la década de 1930, siendo ella ya famosa. Nunca se reconciliarían. Al morir, él le dejó únicamente un dólar en su testamento. En cambio con su madre si tuvo una relación bastante cercana.




La joven, gracias a su belleza, apuntaba maneras ya en su adolescencia, y gracias a su tio abuelo, Charles Goddard, encontró empleo como modelo publicitaria con doce años para poco después, con trece, ser contratada para las “Ziegfeld Follies”, la compañía musical de Florenz Ziegfeld. Estaría cuatro años en esta compañía, entre 1924 y 1928.

Pero en 1926 un rico empresario llamado Edgar James la cortejó y la llevó al altar (a la tierna edad de 16 años). El matrimonio estaba condenado al fracaso y en 1931 se formalizó el divorcio. Pero tuvo algo bueno: al casarse se piró a Hollywood, y allí se planteó dedicarse al mundo del cine. Así durante tres o cuatro años se dedicó a hacer papeles pequeños en películas como “City Streets” (Las calles de la ciudad) dirigida en 1931 por Rouben Mamoulian, o en “The Kid from Spain” (Torero a la fuerza ), dirigida en 1931 por Leo McCarey, junto a Eddie Cantor, todas para los estudios de Hal Roach, con quien tenía contrato.

Y de pronto entra en acción Chaplin, que un día, invitado por un colega (Joseph Schenck, presidente en aquellos tiempos de la UA) a una fiestecica privada con dos coristas, se queda prendado de una de ellas, nuestra protagonista, una joven Paulette con 22 años. Vivirá con ella durante nueve años (se casaron en 1936, según algunos, otros dicen que en 1933, y otros, incluso, que nunca se casaron), y será uno de los amores más importantes de su vida. 




Además Chaplin la dirigirá en un proyecto que se titulará definitivamente “Modern Times” (Tiempos modernos), una peli muda en tiempos del sonoro emergentes (solamente Charlot canta un cuplé ininteligible, con palabras de varios idiomas, la primera vez que su voz se oye en una gran pantalla), y que se estrenó el 5 de febrero de 1936 en Nueva York, con una expectación sin precedentes y un éxito enorme. Ya hablamos de esta peli en los artículos dedicados a Chaplin, que podéis ver en esta misma sección.

Tras el estreno de “Tiempos Modernos”, se va de viaje, junto a Chaplin y la madre de este, por el Extremo Oriente, asistiendo al estreno en Japón, y, posteriormente, en la India, donde se reuniran con Gandhi, y China. Además tendrá la oportunidad de intervenir en otras películas con papeles más agradecidos como “The Women” (‘Mujeres) de 1939, la famosa comedia femenina de George Cukor donde actuará junto a Norma Shearer, Joan Crawford, Rosalind Russell y Joan Fontaine. En esa misma época Goddard se convirtió en una de las más firmes aspirantes al papel de Scarlett O’Hara en “Lo que el viento se llevó”, pero como es sabido el rol acabó siendo para Vivien Leigh. Hará otras pelis como “The Cat and the Canary” (El gato y el canario), dirigida en 1939 por Elliot Nugent, o “Pot o' Gold” (El arca de oro), dirigida en 1941 por George Marshall.



Tras firmar un contrato con la Paramount, el rostro de Paulette Goddard se convirtió en un habitual del estudio a lo largo de la década de los 40 gracias a títulos de éxito como el musical “Second Chorus” (Al Fin Solos) dirigido en 1940 por H.C. Potter , “The Ghost Breakers” (El Castillo Maldito), dirigida en 1940 por George Marshall, “Reap the Wild Wind” (Piratas del Mar Caribe) dirigida en 1942 por Cecil B. DeMille, “So Proudly We Hail!” (Sangre en Filipinas) dirigida en 1943 por Mark Sandrich y por la que fue nominada al Oscar a la Mejor actriz secundaria; “Kitty” (La Bribona), dirigida en 1945 por Mitchell Leisen, “The Diary of a Chambermaid” (Memorias De Una Doncella) dirigida en 1946 por Jean Renoir, y co- protagonizada por su marido en esos momentos, Burgess Meredith (con quien se había casado en 1944), o “Unconquered” (Los inconquistables) épica de Cecil B. DeMille de 1947 que le emparejó con Gary Cooper.




La carrera de Goddard inició su cuesta abajo a principios de los años cincuenta. Salvo esporádicas apariciones en films de serie B y en televisión la actriz se concentró en su cuarto y último marido, el escritor alemán Erich Maria Remarque, autor de “Sin novedad en el frente”.

En los sesenta se fueron a vivir a Suiza, cerquita de Chaplin.

Remarque falleció en 1970 y legó a Goddard un montón de dinero, así como propiedades en varios rincones de Europa y una importante colección de arte. Goddard se aficionaría tanto a los cuadros que llegaría a labrarse una gran amistad con Andy Warhol.

Tras superar un cáncer de mama, Paulette Goddard falleció en Ronco, Suiza, el 23 de abril de 1990, sin descendencia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada