EL DÍA QUE ATENTARON CONTRA EL PAPA


Perpetrado por Oskarele

El 13 de mayo de 1981, mientras paseaba por la Plaza de San Pedro saludando a sus fieles, el papa Juan Pablo II fue disparado (3 veces) por el turco Mehmet Ali Ağca. Sufrió una pérdida severa de sangre pero, como todos sabréis, no murió. Años después el papa le perdonó. Y años después, ya en libertad, Ağca aseguró que el complot había surgido desde dentro del Vaticano… veamos detenidamente que pasó…

Este tipo se había cargado en febrero de 1979 en Estambul a Abdi Ipekci, editor del periódico de gran tirada izquierdista Milliyet. En aquella época pertenecía a un grupo de ultraderecha llamado “Los Lobos Grises”. Pero tras cumplir seis meses de cárcel, logró fugarse. Ağca, en declaraciones inmediatamente posteriores, aseguró que 3 días antes se encontró en Roma con tres cómplices (también de aquel grupo), un compatriota turco y dos búlgaros. Afirmó además que la movida estaba dirigida por uno de ellos, Zilo Vassilev, un militar búlgaro que residía en Italia y que posteriormente dijo que la misión había sido encargada por el mafioso turco Bekir Çelenk en Bulgaria.

Pues bien, según Ağca, el plan era que él y otro pistolero disparasen al papa, para luego perderse entre la multitud y escapar a la embajada búlgara.




Y efectivamente, el 13 de mayo, cuando el papa pasó por delante, Ağca le disparó varias veces con una pistola semiautomática y le alcanzaron cuatro balas, hiriéndolo gravemente en la mano izquierda, el brazo derecho y el abdomen (se alojaron dos balas en el intestino) cuando paseaba en un vehículo abierto saludando a los fieles. Pero no pudo escapar: fue atrapado por Camillo Cibin, el jefe de seguridad del Vaticano, además una monja y varios testigos que le impidieron disparar más veces, y por supuesto, escapar. Además dos personas fueron heridas por balas perdidas.

Çelik, el complice, presa del pánico, se piró sin poner la bomba ni abrir fuego.

El papa fue llevado al hospital. Una de las balas, a pesar de haber evitado tanto la aorta abdominal como la arteria mesentérica, provocó que perdiese casi tres cuartos de su sangre, sufriendo un shock por desangramiento. Tras casi seis horas de cirugía y varias transfusiones, consiguió tirar pa’lante.




Ağca fue sentenciado en julio de 1981 a cadena perpetua en Italia por el intento de asesinato. Dos años después, en 1983, sorprendentemente, el Papa lo visitó a la cárcel de Rebibbia, conversó con él y le otorgó el perdón tras una conversación de 22 minutos. Ağca besó el anillo del papa cuando terminó su encuentro. Asimismo, el papa estuvo en contacto con la familia de Ağca a lo largo de los años: conoció a su madre en 1987 y a su hermano una década después.

Aunque Ağca había dicho “para mí [el papa] es la encarnación de todo lo capitalista”, y había intentado asesinarlo, llegó a trabar amistad con el pontífice. En abril de 2005, durante la enfermedad del papa, Ağca rezaba desde su cárcel en Estambul por la mejoría de Juan Pablo II.

Cuando el papa murió, Ağca declaró estar de luto: “He perdido al papa, mi hermano espiritual. Me sumo al duelo de mi pueblo cristiano católico” afirmó en un texto distribuido por su abogado…

Ağca fue finalmente indultado por el presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi en junio de 2000, a petición del papa y se le extraditó a Turquía, donde estaba en busca por el asesinato antes comentado.

Fue puesto en libertad el 18 de enero de 2010, después de casi 29 años tras las rejas por ambos crímenes.

Ahora bien. ¿Quién estaba detrás de todo esto?

Pues hay varias teorías: unos plantean que la movida fue planeada por la KGB, que habría ordenado a los servicios secretos de Bulgaria y de Alemania del Este llevar a cabo la tarea (a causa de su apoyo a Solidarność, una federación sindical a la que se veía como una de las amenazas más significativas a la hegemonía soviética en Europa Occidental). De hecho es la teoría más creíble.

La cosa es confusa porque el propio Ağca dio múltiples versiones contradictorias: dijo que pertenecía al Frente Popular para la Liberación de Palestina, dijo que era una movida de los Lobos Grises o lo de la mafia búlgara que comentábamos antes.

Otros autores han apuntado a movidas como la red secreta de la OTAN Gladio, la logia masónica italiana P2 (también ligada a Gladio), que si la CIA propagó y amañó la teoría búlgara… En marzo de 2006, antes de las elecciones generales, la controvertida Comisión Mitrokhin, creada por Silvio Berlusconi y encabezada por el senador Paolo Guzzanti de Forza Italia, volvió a apoyar la teoría búlgara, que había sido rechazada por Juan Pablo II durante su viaje a Bulgaria, y lo relacionaban con dirigentes militares rusos.



El 26 de junio de 2000 el papa Juan Pablo II publicó el “Tercer Secreto de Fátima”, donde decía que el intento de asesinato de Ağca fue el cumplimiento de este Secreto. De hecho el 13 de mayo (la fecha del intento de asesinato) es el aniversario de la primera aparición de la Virgen María a los tres niños de Fátima, algo que al papa siempre le pareció significativo, y por lo tanto atribuía su supervivencia ese día a su protección.

En 2005, solo dos días antes de la muerte del Papa (el 2 de abril), La Repubblica entrevistó a Ağca. Y de nuevo cambió la versión, apuntando ahora directamente al Vaticano como cabeza de la trama: “el demonio está dentro de los muros del Vaticano” dijo. O esto otro: “Muchos políticos calculadores están preocupados sobre lo que pasaría si se revelase la verdad completa. Algunos temen que el Vaticano tenga un colapso espiritual como el muro de Berlín”. Una semana después de esta entrevista, Associated Press citó palabras de Ağca negando haber hecho tales afirmaciones.

Pero cinco años más tarde, en noviembre de 2010, Ağca afirmó públicamente que el cardenal Agostino Casaroli había estado detrás del intento de asesinato: “Definitivamente, el Gobierno del Vaticano estuvo detrás del intento de asesinato. El cardenal Agustino Casaroli, el segundo hombre en el Vaticano, decidió esto”, declaró refiriéndose al “primer ministro” del Estado del Vaticano. Además afirmó que este dio la orden de ejecutarlo a través de un agente del Vaticano que identificó como el Padre Michele: “Hice prácticas para el ataque junto con el Padre Michele y otro agente del Vaticano. Me reuní varias veces con él e incluso fuimos a la Plaza de San Pedro para planear el atentado”, afirmó Agca.

Pero no solo esto. En la misma entrevista (que coincide con la publicación de un libro sobre su vida) agregó que ni la CIA norteamericana ni el KGB soviético ni ningún otro poder conspiró contra el Papa de origen polaco, aunque aseguró que se creó la pista soviético-búlgara para ayudar a hundir a la Unión Soviética. Y dijo además que durante su encuentro de 22 minutos en la cárcel en Italia con el Santo Padre, en diciembre de 1983, éste no le preguntó nada sobre la autoría del atentado, porque según Agca, el jefe de la Iglesia católica “sabía muy bien que el Vaticano estaba detrás de ello”…

En fin, compleja trama esta. A ver si algún día sabemos la verdad.

Mas info y fuentes por aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Pablo_II, aquí:http://es.wikipedia.org/wiki/Intento_de_asesinato_de_Juan_Pablo_II, aquí:http://en.wikipedia.org/wiki/Pope_John_Paul_II_assassination_attempt, aquí:http://es.wikipedia.org/wiki/Mehmet_Ali_A%C4%9Fca y aquí:http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/10/internacional/1289346876.html.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada