EL ASNO DE BURIDAN

Perpetrado por Oskarele

Iba un asno caminando tranquilico cuando de pronto se encuentra dos enormes montones de heno de la misma calidad y del mismo tamaño. El asno, perplejo, no supo qué hacer y no supo cual elegir, y al no encontrar una razón para preferir uno a otro, se quedó allí pensando hasta morir de hambre. La indecisión lo acabó matando...

Se trata de la celebre paradoja conocida como “El asno de Buridán”, supuestamente (veremos que no) creada por Jean Buridan(1300 - 1358), un teólogo escolástico francés, discípulo de Guillermo de Ockham, defensor del libre albedrío y de la posibilidad de ponderar toda decisión a través de la razón. Además fue un gran defensor del principio de causalidad (todo suceso se origina por una causa), y precursor de la cinemática o ciencia del movimiento, con su conocido concepto de “ímpetus” o movimiento inercial (momento), que le hace precursor directo en este punto de fundamental de Copérnico,Galileo y Newton (el impetus, proporcional a la masa y a la velocidad impartida por el agente del movimiento, mantiene al móvil en su estado de movimiento sin necesidad de acciones ulteriores)

Se trata, según algunos, de una paradoja, ya que, pudiendo comer, no come porque no sabe, no puede o no quiere elegir qué montón es más conveniente, ya que ambos montones le parecen iguales. Viena a ser, en definitiva, que la supuesta igualdad de condiciones puede condenar a elegir cualquier opción, aunque la idea principal no era esa, sino la de elegir siempre la mejor opción. Habiendo dos opciones igual de "mejores" o "peores", el panorama se complica. Se entra en ciclos de razonamiento complejos y el final es el que todos conocemos: la indecisión.

El caso es que no es nada nuevo: Aristóteles, en el “De Caelo”, ya se había preguntado cómo un perro confrontado ante dos cantidades idénticas de alimento podría comer. Es más, esto no aparece en ninguno de sus escritos y hay quien dice que en realidad fue algo planteado por sus oponentes (seguidores de Guillermo de Ockham), que, para ridiculizar la idea del filósofo de que se puede ponderar toda decisión a través de la razón, y de que esta voluntad puede retrasar la elección de la misma, satirizaron la idea con la historia del asno.

Sea como sea, y aunque ambas versiones de la historia son inverosímiles, si es posible como ejemplo de un posible bloqueo mental ante la imposible elección entre dos o más opciones. Imaginemos por ejemplo a una mujer que quiere a dos hombres por igual, y ante la imposibilidad de elegir, mantiene una difícil situación. Pero además, ¿los quiere por igual?...

¿Y si lo aplicamos, yéndonos más lejos, al tema de Dios? Como el asno muerto de hambre, si tenemos que elegir entre creer o no creer en Dios, y ambos están empatados, podemos entrar en una duda sin fin, ya que es perfectamente racional reconocer que ambas opciones son igualmente validas (por indemostrables).

Decir por ultimo que existe otra versión en la que ha de elegir entre dos cuencos, uno con agua y otro con avena, y al ser incapaz de decidir si tiene más sed o más hambre, acaba muriendo.

Ah, y nuestro Camilo Jose Cela publico en 1986 un libro titulado precisamente así, “El asno de Buridán” (http://books.google.es/books/about/El_asno_de_Burid%C3%A1n.html?id=QZcsAAAAMAAJ&redir_esc=y)

Mas info y fuentes por aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Jean_Buridan, aquí:http://es.wikipedia.org/wiki/Asno_de_Burid%C3%A1n, aquí: http://enroquedeciencia.blogspot.com.es/2010/10/el-asno-de-buridan-i.html, aquí: http://enroquedeciencia.blogspot.com.es/2010/10/el-asno-de-buridan-y-ii.html.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada