BRILLAR POR SU AUSENCIA


Se usa para decir que algo o alguien se destaca, justamente por no estar presente en determinada circunstancia.

Cuenta Tácito (155-117 AC, aprox.) en su libro Anales, que en la antigua Roma tuvo lugar el fallecimiento de Junia Tertia Tertula, una importante dama de la época.

Por entonces se estilaba, en los funerales, portar las imágenes o retratos de familias muy ilustres cercanas al difunto, pero allí fue donde se notó que las imágenes de Cayo Casio y de Bruto el esposo y el hermano de la muerta, no se encontraban. ¿Qué había pasado? Ambos personajes habían tenido que huir de Roma al ser imputados por el asesinato de Julio César (100-44 AC). En su momento todos comentaban la ausencia, luego supieron el motivo de la misma. Al cabo de dicho acontecimiento, abiertamente enfrentados con la cúpula del gobierno, se enredaron en guerras intestinas de las que salieron derrotados. Al perder, Casio le ordenó a un servidor que lo matase, en tanto que Bruto, a punto de ser capturado, se suicidó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada