UNA LUZ EN LA OSCURIDAD


“La pseudociencia es distinta de la ciencia errónea. La ciencia avanza con los errores y los va eliminando uno a uno. Se llega continuamente a conclusiones falsas, pero se formulan hipotéticamente. Se plantean hipótesis que puedan refutarse. Se confronta una sucesión de hipótesis alternativas mediante experimento y observación. La ciencia anda a tientas y titubeando hacia una mayor comprensión. Desde luego, cuando se descarta una hipótesis científica se ven afectados los sentimientos de propiedad, pero se reconoce que este tipo de refutación es el elemento central de la empresa científica.

La pseudociencia es justo lo contrario. Las hipótesis suelen formularse precisamente de modo que sean invulnerables a cualquier experimento que ofrezca una posibilidad de refutación, por lo que en principio no pueden ser invalidadas. Los practicantes se muestran cautos y a la defensiva. Se oponen al escrutinio escéptico. Cuando las hipótesis de los pseudocientíficos no consiguen cuajar entre los científicos se alegan conspiraciones para suprimirla.

La ciencia es un intento, en gran medida logrado, de entender el mundo, de conseguir un control de las cosas, de alcanzar el dominio de nosotros mismos, de dirigirnos hacia un camino seguro. La microbiologia y la meteorologia explican ahora lo que hace solo unos siglos se consideraba causa suficiente para quemar a una mujer en la hoguera.

Thomas Ady tambien advertia del peligro de que “las naciones perezcan por falta de conocimiento”. La causa de la miseria humana evitable no suele ser tanto la estupidez como la ignorancia, particularmente la ignorancia de nosotros mismos. Me preocupa, especialmente ahora que se acerca el fin del milenio, que la pseudociencia y la supersticion se hagan mas tentadoras de año en año, el canto de sirena mas sonoro y atractivo de la insensatez.

¿Dónde hemos oido eso antes? Siempre que afloran los prejuicios etnicos o nacionales, en tiempos de escasez, cuando se desafia a la autoestima o vigor nacional, cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cosmico o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los habitos de pensamiento familiares de epocas antiguas toman el control.

La llama de la vela parpadea. Tiembla su pequeña fuente de luz. Aumenta la oscuridad. Los demonios empiezan a agitarse”.

Carl Sagan, de su libro “El mundo y sus demonios, la ciencia como una luz en la oscuridad” (1995).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada