PUMUKI

Perpetrado por Oskarele

Imagino que algunos de los que lean estas letras se acordarán de este duendecillo puñetero de pelo rojo que vimos en la tele muchos de mi quinta. Se trata de Pumuki, un duendecillo invisible para todo el mundo excepto para su colega, el carpintero Eder, infantil y travieso, aunque buena gente.

Se ve que era descendiente del pueblo Klabautermann, marineros, pero un día se perdió en Baviera, refugiándose en el caótico taller de Eder, un anciano solitario. Allí queda atrapado por la cola derramada de un bote, lo que motiva que se quede allí (ya que siempre que uno de su raza queda atrapado por algo hecho por el hombre se vuelve visible. Al hacerlo ante el maestro Eder, ha de cumplir las antiguas reglas de sus ancestros que dice que debe permanecer con cualquier humano capaz de verlo)

Eder (cuyo nombre de pila en la serie de televisión es Franz) lo ve como a un niño, pero nunca se dice su edad. Tiene una hermana y un joven sobrino y parece haber cierto conflicto sobre su modo de vida con su hermana, y el sobrino aparece en una historia como rival de Pumuki. En la serie fue interpretado por un tal Gustl Bayrhammer.
La cosa empezó como una radionovela en Alemania pero más tarde, en 1982, se hizo una serie televisión creada por Gustl Bayrhammer, Hans Clarin y Toni Berger, curiosamente una de las primeras en mezclar animación y realidad, que tuvo éxito en toda Europa. Contó con dos etapas, entre 1982 y 1983 y entre 1988 y 1989 donde se hicieron 26 episodios para cada temporada.

Existen algunas diferencias culturales que pueden hacer que algunos aspectos de la serie no parezcan apropiados para niños desde fuera de Alemania. Por ejemplo, los adultos aparecen fumando y bebiendo con frecuencia, y varias veces borrachos. Esto se debe a que las tabernas bávaras ("Wirtshäuser") han jugado siempre un importante papel en la cultura bávara, así como la cerveza y el tabaco se asocian con la intimidad y amistad de una mesa de habituales ("Stammtisch"). Así, la afición de Pumuki por la cerveza a pesar de ser el equivalente a un niño pequeño proviene del hecho de que los adultos, con frecuencia, permiten a los niños un sorbo de sus jarras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada