LAS CATARATAS DEL NIÁGARA, SIN AGUA…

Perpetrado por Oskarele

Hace un tiempo os mostramos unas espectaculares imágenes de las Cataratas del Niágara congeladas, hecho que se produjo en 1911. Pues bien, hoy vamos a hablar de otro hecho curioso relacionado con esta impresionante cascada: como podéis ver en la imagen adjunta, hubo una época en la que no tuvieron agua. Pero no se debió a nada natural, sino a unas obras que tuvieron que emprenderse.
Resulta que las cataratas no siempre han sido así: en un principio era una sola caída de agua, pero hace unos 800 años se separó en dos canales: el primero, que se llevó dos terceras partes del agua, se dirige a la caída del lado canadiense mientras que el lado que ahora es estadounidense (la Caída Americana) se llevó las sobras.

Pues bien, a mitad de los sesenta saltó la alarma sobre algo que estaba sucediendo: la erosión del borde rocoso y la sedimentación sobre el lecho superior estaba desviando cada vez más agua hacia Canadá. El tema generó tal revuelo que ese mismo año se instaló una comisión conjunta en el Congreso para resolver el problema.

Así que en 1966 se emprendió una faraónica obra: se comenzó a construir un enorme dique para desviar el agua hacia el lado canadiense, algo en lo que se tardó como tres años. Para 1969 ese lado de las cataratas está totalmente seco, como podemos comprobar en las imágenes. Curiosamente, en vez de ser un fracaso de turismo, como pensaban los lugareños, fue todo lo contrario: la afluencia de gente batió records de visitas. De hecho hubo problemas para contener los cientos de osados que intentaban asomarse por el borde seco.

Después de casi seis meses de sequía inducida habían hecho una pasarela para que los turistas pudieran acercarse a la cascada, limpiaron el lecho, retiraron las piedras sueltas y cementaron las fracturas que amenazaban con dar pie a una erosión inaceptable para quienes vivían del turismo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada