LA ETERNA LUCHA ENTRE EL BIEN Y EL MAL EN LA MITOLOGÍA PERSA.

Por Christa Eichenbach

En la mitología dual del Zoroatrismo (o Mazdeísmo), existe una oposición entre los hermanos gemelos Ahura Mazda (que vive bajo la luz) y Ahriman (que vive en la oscuridad).

Los gemelos son hijos del dios Zurvan, "Tiempo", el último ser que existió en el vacío original.

Para no estar solo en este vacio deseaba engredar un hijo. Lo deseaba con tanta fuerza, que finalmente se quedaba preñado. Pero una vez consciente de lo que significa este paso se arrepiente, pero ya no consigue deshacerse del embarazo. Lo único, que consigue es, que el niño que esta esperando se divide en dos.

Cuando llegó el momento en que debían nacer los hermanos gemelos, Zurvan le prometió a su primogénito que habría de gobernar el mundo. Ahura Mazda, a quien se le otrogó el don de conocer el futuro, le dijo esto a su hermano. Entonces Ahriman, con el propósito de salir primero, mintió diciéndole a su padre: "Soy Ahura Mazda, tu hijo". Pero Zurvan no se dejó engañar y respondión: Mi hijo es luz y aroma, pero tu eres oscuridad y hedor.. Entonces Zurvan comenzó a llorar.

Ahura Mazda (Ormuz) es el sabio cuyo conocimiento no pose limites: creo el sol, la luna y las estrellas. Dio el ser a la Buena Mente, que opera dentro del hombre y de toda la creación. Ahirman (también llamado Angra Mainya, que significa "Espíritu destructivo") creó a los demonios y lanzó un ataque contra Ahura Mazda, quien consigue no obstante, rechazarle hasta la oscuridad diciéndole:

"Ni nuestros pensamientos, ni nuestras enseñanzas, ni nuestros planes, ni nuestras creencias, ni nuestras palabras, ni nuestras almas, están de acuerdo."

Entonces Ahura Mazda creó a Gaymorat, primer hombre y primer sacerdote del fuego.

Bajo la autoridad de los Amshapands (7 hijos de Ormuz, hombres, animales, fuego, metales, árboles, agua y tierra) puso Ormuz a los Izeds, príncipes y capitanes, que ayudan a los hombres a triunfar y a bien morir.

El más poderoso de los Izeds es Mitra, ministro predilecto de Ormuz, su gran guerrero leal. Mitra dirige a los Ferwers, arquetipo de los hombres.

Mitra, con Zervan y Ormuz, forma como una tríada divina, representación del pensamiento, de la palabra y de la acción.

Pero Ahirman renovó su ataque y travesó el cielo en forma de fuego abrasador y con él trajo el hambre y la enfermedad, el dolor, el deseo y la muerte. Luego Ahura Mazda puso un límite al tiempo, atrapando a Ahirman dentro de la creación. Ahriman trató de escapar de la creación, pero no pudo. Por esa razón, permanecerá haciendo el mal hasta el final del tiempo.

Ahirman es la personificación de la duda de Zurvan y corrompe el mundo para crear el pecado y el mal. Corrompe todo lo que toca y se regocija por ello:

"Mi victoria será perfecta. He ensuciado el mundo con inmundicia y oscuridad, y lo he hecho mi fortaleza. He secado la tierra, para que mueran las plantas y he envenenado a Gaymorat, para que muera"

Para esta lucha, para este dualismo, de los que emanan todos los dogmas y los ritos de la mitología persa, el eterno Zervan tiene fijado un límite: lo forman cuatro milenarios divididos en cuatro edades de igual duración.

En la primera época gobierna pacíficamente Ormuz.
En la segunda se inicia la lucha entre Ormuz y Ahrimán.
En la tercera, creado ya el hombre, Ahrimán se pone a la cabeza de los Devas para invadir el imperio de Ormuz.
En la cuarta, arrojado Ahrimán a los sombríos abismos por la espada victoriosa de Mitra, el dios del mal se dedica a perturbar la vida de Gaymorat, el primer hombre.

En el último milenario, una gran catástrofe borrará hasta las raíces el mal; y de la paz que suceda al cataclismo resucitarán Meskia y Meskianes, quienes repoblarán el mundo hasta el día glorioso del juicio universal. En este día todos los poderes se fundirán en Ormuz, el reino de Ahrimán quedará pulverizado. Y brillará la eterna dominical luz.



Fuentes: http://brevehistoriadelarte.blogspot.com.es/2009/01/mitologa-persa. y html http://alikuekano.zonalibre.org/archives/2004_03.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada