IP



IP significa Internet Protocol, es decir, protocolo entre redes.
El protocolo IP es muy potente para conectar diferentes redes, y para encaminar el tráfico hacia el destino adecuado. Los routers, que son los equipos de red que hablan IP, funcionan como los carteros. Imagínate cómo funcionaría la oficina de correos,sí, la de toda la vida, esa que ya nadie usa. Todas las cartas que llegan son separadas, por ejemplo, en cuatro grupos: locales, provinciales, nacionales, internacionales. Cada uno de esos cuatro grupos a su vez volvería a dividirse en por ejemplo en el caso de las internacionales, a Europa, a América, etc. Esa clasificación se realiza en función del destino de las cartas, que te recuerdo que aparece en la parte delantera del sobre. ¿Cuanto haces que no envías una?

Los paquetes IP serían como una carta con su sobre, y tendría la siguiente información:

el destino, es decir, hacia donde va ese paquete, su dirección IP destino,


el remitente, es decir, quíen escribe la carta o quíen está enviando el paquete IP, la dirección IP origen.


la carta propiamente dicha, lo que va dentro del sobre, iría dentro del paquete IP, sería la información útil que se está transportando, tu correo electrónica, la página del banco…


El router, que haría de cartero, cogería un paquete IP, miraría su dirección IP destino, y se iría a buscar en una tabla que tiene a buen recaudo y que se llama tabla de routing. En esta tabla aparecen todos los posibles destinos que se pueden alcanzar desde ese router, agrupados en lo que se llama siguiente salto o next hop.

Es decir, IP seleccionaría, de todos los routers vecinos con los que está conectado directamente, el adecuado, y le lanzaría el paquete, pero sin prestar atención a si el paquete llega correctamente a su destino o no. Su trabajo ha terminado, al menos de momento. Si Internet fuera solo IP no funcionaría, porque los paquetes perdidos nunca llegarían a su destino.

Ahora hablamos de los acompañantes del IP, porque aunque una red se diga de ella que es una red IP, este protocolo no es el único que se habla en dicha red. Está acompañado de muchos y diversos compañeros de batalla, y entre todos hacen posible la comunicación a través del mundo.

Tendríamos un protocolo que se llama TCP (Transport Control Protocol) que estaría mirando por encima del IP, y viendo que los paquetes que el IP manda llegan correctamente a su destino. Si hay algún problema y el paquete no alcanza su destino final, el TCP le dirá al IP, oye vuelve a lanzar este paquete porque no ha llegado, y el IP, que es muy obediente, retransmitirá el paquete de nuevo. Este es el modelo que funciona en Internet, al menos por ahora…

Para aplicaciones como navegar por Internet, da igual que un paquete llegue antes que otro, o que no lleguen ordenados tal y como salieron del origen. Pero hay otras aplicaciones, como por ejemplo la voz y el vídeo, en las que no tiene ningún sentido que lleguen los paquetes fuera de su momento temporal. Si un paquete se pierde, es mejor que no se retransmita, porque cuando llegue a su destino, no va a poder ser utilizado, ya que la frase a la que pertenece o el fotograma del que forma parte, ya ha pasado. En estos casos no se utilizan protocolos como el TCP, que no son válidos para aplicaciones en tiempo real, sino que en su lugar se utilizan protocolos del tipo UDP (User Datagram Protocol), que no retransmiten los paquetes perdidos y se centran en enviarlos cumpliendo los plazos.

El IP también se rodea de lo que se denomina protocolos de routing, que son los que rellenan la tabla de routing, recordemos que era donde el router miraba para saber por donde tenía que sacar el paquete que estaba analizando. Hay muchos tipos de protocolo de enrutado, y siguen diferentes filosofías, desde los más simples como el RIP (Routing Information Protocl), que rellenan la tabla de manera estática e inamovible, a los más complejos como el OSPF (Open Short Path First) o BGP (Border Gateway Protocol) que hablan entre ellos para saber en cada momento cual es el mejor camino para llegar a cualquier sitio. En este caso, por lo tanto, las tablas de rutas están continuamente actualizándose, y así el router sabe cual es el mejor camino para llegar a cada destino. Es como tú cuando conduces, sueles coger una ruta habitual, pero si escuchas en la radio que hay un atasco, o es viernes y tu experiencia te dice que lo habrá, seleccionas otro camino alternativo, que son más kilómetros pero vas a tardar menos tiempo. Eso es lo que hacen los protocolos de routing.

También tenemos al amigo MPLS (Multiprotocol Label Switch) que corre en toda red IP que se precie. El protocolo IP necesita de mucha capacidad de procesado, y la escalabilidad es complicada cuando tenemos miles, millones de redes a las que podemos llegar. Por eso, en los núcleos de las redes IP, no se habla en IP, se habla en MPLS, y sólo en los bordes de la red IP, que son los que se conectan con otras redes IP, se habla IP puro y duro. Con el MPLS en el núcleo de la red, tengo más control sobre mi tráfico, ya que lo que hace es etiquetar caminos, y todos los paquetes que vayan por el mismo camino tendrán la misma etiqueta. Sería algo parecido a este ejemplo, imagínate que te vas con todos tus amigos de fin de semana. En vez de ir 20 coches, como todos vais al mismo sitio, alquilais un bus. Los routers, que también hablarán MPLS, en lugar de mirar todas y cada una de las direcciones IP destinos de todos y cada uno de los paquetes, sólo tendrá que mirar la etiqueta para decidir el camino por el que envía el paquete.

Internet, no es ni mas ni menos, que todas las redes IP del mundo interconectadas entre ellas…todas o casi todas. Cada red IP tiene asociado bloques concretos de direcciones IP, de manera que sabiendo la dirección IP, sabes donde tienes que ir….algo parecido a los códigos postales que usamos en las ciudades. Juntando todos estos protocolos conseguimos un medio maravilloso de comunicación con posibilidades todavía desconocidas.

Extraído de http://filotecnologa.wordpress.com/2011/09/27/las-redes-ip/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada