GUSTO POR EL TERROR.


Ciertamente, parece ser un contrasentido que tanta gente se sumerja voluntariamente en casi dos horas de angustia, repugnancia y sustos. ¿Por qué la gente paga por esto? ¿Cómo se puede disfrutar de esto?

Los investigadores utilizan generalmente una de dos teorías para explicar por qué a la gente le gustan las películas de terror. La primera es que la persona no está realmente asustada, sino excitada con la película. La segunda explicación es que está dispuesta a soportar el terror para gozar de un sentimiento eufórico de alivio en el final.

Pero un nuevo estudio de Eduardo Andrade (Universidad de California en Berkeley) y Joel B. Cohen (Universidad de Florida) argumenta que ninguna de estas teorías es correcta.

"Creemos que es necesaria una reevaluación de las dos explicaciones dominantes sobre por qué voluntariamente la gente consume experiencias "negativas". Ambas explicaciones asumen que la gente no puede experimentar emociones negativas y positivas simultáneamente", explican Andrade y Cohen. Y ahí está el fallo, según ellos, ya que es incorrecto suponer que la gente es incapaz de experimentar sensaciones positivas y negativas al mismo tiempo.

Es decir, Andrade y Cohen argumentan que los espectadores de películas de terror son felices al ser infelices. Este nuevo enfoque de la emoción revela que la gente experimenta emociones negativas y positivas simultáneamente. Las personas, según ellos, realmente pueden disfrutar siendo asustadas, no sólo por la sensación de alivio que experimentan cuando desaparece la amenaza. En ese sentido, los autores sostienen que los momentos más placenteros de un acontecimiento particular pueden ser también los que más miedo inspiren.

Me pregunto: ¿adrenalina, como en el caso de los deportes extremos o de alto riesgo?

Fuente: http://www.solociencia.com/medicina/07082802.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada