¿EXISTIÓ REALMENTE JESÚS? PARTE 3. TÁCITO, CRISTO, NERÓN Y EL GRAN INCENDIO DE ROMA

Perpetrado por Oskarele

Una posible prueba historiográfica a favor sería la mención a nuestro protagonista que hace el historiador, aparte de senador y cónsul, romano Cornelio Tácito (54-119) que escribe en sus “Anales” una interesante mención de Jesús. El caso es que su biografía no es demasiado conocida y cuenta con muchas lagunas. Lo cierto es que tuvo una brillante carrera política durante el gobierno de varios emperadores romanos, como Vespasiano, Tito y Domiciano. Y también que fue un gran orador y escritor, especializado en historia, carrera que desarrolló cuando abandonó sus actividades políticas.

Las principales obras históricas de Tácito son “De origine et situ Germanorum” (Sobre el origen y territorio de los germanos), conocida también como “Germania”, escrita hacia el año 100; las “Historiae” (Historias) narran el periodo que va desde la subida de Galba al poder (68) hasta la muerte de Domiciano (96) y la obra que nos trata, los “Anales”, realmente llamados “Annalium ab excessu divi Augusti libri” (Libros de anales desde la muerte del divino Augusto), una continuación de sus “Historias”, aunque recogen la historia inmediatamente anterior, desde la muerte de Augusto a la de Nerón. Se escribió hacia el 105 de nuestra era (75 años después de la muerte de Jesús).

Pues bien, en esta obra, los “Anales”, Tácito habla del famoso incendio de Roma del 64 d.C.en el que la urbe ardió durante cinco días, destruyéndose tres cuartas partes de la ciudad. Menciona que algunos rumores indicaban que el propio Nerón, malo y loco, lo había planeado.

Y también que en respuesta a esto, Nerón creó una cortina de humo, ordenando la tortura y ejecución de los cristianos, a los que culpaba:

“Consecuentemente, para deshacerse del rumor, Nerón adjudicó la culpa e infligió las torturas más refinadas en una clase odiada por sus abominaciones, llamados cristianos por el populacho. Cristo, de quien se originó el nombre, sufrió la pena capital durante el reinado de Tiberio a manos de uno de sus procuradores, Poncio Pilatos, y una superstición muy maliciosa, de esta forma reprimida por el momento, de nuevo surgió no sólo en Judea, la primera fuente de maldad, sino hasta en Roma, en donde todas las cosas abominables y vergonzosas de todos los lugares del mundo encuentran su centro y se popularizan.” (Capítulo 15, párrafo 54)


El caso es que esto podría valer como prueba.

Pero hay un par de problemas: en primer lugar, que las fuentes del propio Tácito fueron cristianos, luego es normal que la versión que cuenta sobre el fundador de su secta sea la misma que la que dan los evangelios, por cierto, ya escritos en esa época. Por otro lado hay un error enigmático: Poncio Pilatos no era procurador sino prefecto.

Extraño error en un historiador que además narra hechos relativamente cercanos.

Pero hay más: no nombra al profeta por su nombre, Jesús, sino como “Cristo”, como si esto fuera un nombre propio. Lo que indica claramente que tampoco estaba muy informado de lo que hablaba… o que no encontró mejores fuentes que los cristianos con los que seguro habló (si hubiese podido acceder a uno de los Evangelios lo hubiese llamado Jesús)

Pero hay más: si bien es cierto que Tácito menciona la persecución de los cristianos (luego considerada por la Iglesia como la primera de su historia), solo lo hace en este fragmento, y no lo hace más en toda su voluminosa obra. Más curioso aun es que los primeros apologistas cristianos no hicieron uso de esta historia como propaganda, siendo como eran, conocedores de la obra de Tácito: Clemente de Alejandría, quien hizo una profesión de recolectar solamente tales tipos de citas, es ignorante de ninguna persecución de Nerón, y hasta Tertuliano, quien cita mucho de Tácito, no sabe nada de la historia.

Esto ha llevado a que algunos sospechen de la veracidad de este fragmento.


Sea como sea, lo dicho. Tácito se basó, parece ser, en rumores y fuentes cristianas de su momento para este fragmento sobre el gran incendio de Roma. Y por mucho que muchos teólogos cristianos hayan querido ver en esta referencia una obra de la existencia histórica de Jesús, peca de los mismos problemas que la obra de Josefo: se escribió muchos años después, de ser cierta, y además, las fuentes son partidistas y la información muy escueta.

Mas info y fuentes por aquí: http://www.angelfire.com/extreme/genio/jesusexistio.html, aquí: http://www.teologoresponde.com.ar/respuesta.asp?id=365, aquí: http://www.allaboutthejourney.org/spanish/cornelio-tacito.htm, aquí: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tacito.htm, aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Gran_incendio_de_Roma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada