EL BESO


Perpetrado por Oskarele

Es una de las fotos más famosas de la historia. Además de uno de los muchos iconos de la ciudad de París, considerada además tanto un símbolo del romanticismo y del amor joven, como una expresiva metáfora del sentido de la vida en la Europa de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Fue tomada en 1950 por Robert Doisneau un fotógrafo parisino autodidacta que se acabó ganando la vida al principio como fotógrafo publicitario y luego como fotógrafo artístico y documental, pero que también fue miembro de la Resistencia Francesa durante la II Guerra Mundial. Es precisamente después de la contienda cuando empieza a desarrollar realmente su labor como “ladrón de realidades” al ser contratado por la famosa agencia ADEP, trabajando junto a Henri Cartier-Bresson y Robert Capa. Posteriormente se pasará a la agencia Rapho, con la que continuará toda su vida.

Su principal protagonista fue la propia ciudad de París, en la que tienen tanta importancia las casas y los monumentos como las propias personas. De hecho se convirtió en un uno de los mejores retratistas de la capital francesa, donde vivió toda su vida y a la que dedicó miles de fotografías.

Pues bien, en 1950 recibe un embargo de la revista yanqui LIFE, que quería presentar un especial sobre el amor en París. Así, entre varias imágenes, algunas que saldrán en su posterior serie “Besos”, realiza esta que nos ocupa: reproduce una escena observada desde la terraza de un café con gente, en la que una pareja, con el ayuntamiento de París a sus espaldas, sin apenas detener su paso, se besan breve y rápidamente. Aunque parece una foto espontanea, en realidad no lo era. Los dos protagonistas fueron Françoise Bornet y Jacques Carteaud, estudiantes de arte dramático a los que conoció en un café parisino y que aceptaron encantados posar para su objetivo delante del bullicio de la ciudad.

La imagen fue conocida como “Le baiser de l'hôtel de ville” (literalmente, “El beso del Ayuntamiento (de París)”), conocida en español como “El beso” o “Beso frente al Hôtel de Ville, París”. Fue un autentico pelotazo y lanzó su carrera al estrellato. Tanto que en 1951 expone en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.
Fue su mejor momento. Pero en los sesenta la fotografía de autor se vio algo relegada por la televisión y el cine, quedando algo en el olvido, hasta que a mediados de los ochenta su figura vuelve a ser recuperada. En 1982 el Centro Nacional de Fotografía francés edita un libro de bolsillo con la obra de Disneau, y a partir de aquí la fama le sonríe con varias menciones, exposiciones y otras distinciones. 

Además comenzó a hacer alguna que otra cosa en cine, como fotógrafo de varias películas de cineastas de la talla de, entre otros, Truffaut o Tavernier ("Un Domingo en el campo", 1984). También experimentó con el video y rodo varios cortometrajes y una película, "Les visiteurs du Square" (1992).

Muere en París el 1 de Abril de 1994.

Pero un año antes, en 1993 “El Beso” fue llevado a juicio. Una pareja afirmaba haberse reconocido en la imagen y reclamaban su porción del pastel. Doisneau ganó el juicio al presentar como prueba la serie completa de fotos tomadas en distintos puntos de París con la misma pareja, Bornet y Carteraud, los dos estudiantes de los que hablábamos antes. Y tuvo que reconocer, cuarenta años después, que se trataba realmente de una foto realizada a posta, no algo espontaneo, como siempre se había creído.

Claro, que estos también se subieron al carro y pidieron su trozo de las ganancias. La chica, ya crecidita, vendió unos años después una copia de la imagen firmada por el fotógrafo a un coleccionista suizo que pagó 200.000 dólares por ella, dinero que quería usar para poner en marcha junto con su esposo (que no es el de la imagen) una compañía de producciones cinematográficas.

“No es una foto fea, pero se nota que es fruto de una puesta en escena, que se besan para mi cámara”, diría el bueno de Doisneau al respecto, que también dijo que “Jamás me habría atrevido a fotografiar a una pareja así en la calle. Amantes besándose en público, raramente tienen una relación legítima”. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada