DISNEYLAND

Perpetrado por Oskarele

Todos sabréis más o menos quien fue Walt Disney (1901-1966), más o menos, y seguro que habréis visto decenas de las películas producidas por su compañía, tanto de las que él mismo produjo, como de las que se produjeron después de su muerte. Y todos conoceréis además los famosos parques de diversiones que se han ido abriendo en diferentes partes del mundo (desde los USA hasta Tokio o Shanghái, pasando por el Eurodisney de París). Pues bien el primero de todos estos, al que vamos a dedicar este artículo, se inauguró el 17 de julio de 1955 en un pequeño pueblo de California, Anaheim, y se convirtió en un éxito empresarial sin precedentes.

Walt Disney no estaba en todo lo suyo a mediados de los años cuarenta: había tenido varios éxitos consecutivos con películas maravillosas como “Blancanieves y los siete enanitos”, “Pinocho”, “Dumbo” o “Bambi” (aunque también algún desliz como “Fantasía”). Pero el parón de la Segunda Guerra Mundial, paralizó totalmente la producción de largometrajes, hasta que a principios de los cincuenta regresó con tres peliculones seguidos y tres exitazos: “La Cenicienta”, “Alicia en el Pais de las Maravillas” y “Peter Pan”.

Por aquella época, mitad de los cuarenta, Disney solía llevar a sus dos hijas (Diane Marie Disney, nacida en 1933 y Sharon Mae Disney, adoptada en 1936) a los parques mecánicos de la zona. Pero se sentía bastante molesto por la precaria calidad de estos, en muchas ocasiones en mal estado y poco apropiados para niños. Pero además no le gustaba la idea de que los padres tuvieran que esperar mientras sus hijos estaban divirtiéndose, quería que todos, padres e hijos, compartieran la alegría y la emoción de los juegos.

“Lo que este país realmente necesita, es un lugar donde las familias puedan ir con sus hijos a divertirse. Mi ideal es construir un parque de diversiones tan limpio como ningún otro en todos los tiempos, y en donde cada persona sea tratada como si fueran ciudadanos de primera clase, es decir, como verdaderos invitados de honor”, dijo en alguna ocasión el maestro.




Así que Disney comenzó a diseñar un pequeño parque que construiría en un terreno vacío que sobraba en sus estudios en la ciudad de Burbank (unas ocho hectáreas), con la intención inicial de que sus empleados y los fans de sus cintas (que mandaron miles de cartas pidiendo visitar el estudio de animación). Pero esta visión inicial fue creciendo: tenía que hacer un parque aun mas grande, en el que entrasen miles de personas y en donde se ofreciesen todos los servicios de entretenimiento familiar posible.

Y así surge lo que en un principio se llamó “Disneylandia” (se cambiaría por “Disneyland” algunos meses antes de la inauguración del parque a petición de los inversores del proyecto).

Disney comenzó a pensar donde crear su megalómano proyecto, que por cierto se curró él solito con ayuda de algunos de sus diseñadores, aunque en un primer momento encargó el desarrollo del concepto a varios arquitectos. Para 1953 tenía el proyecto listo: un conjunto enorme que no solo tendría calles, castillos y decenas de edificios, sino también ríos, cascadas y montañas. En definitiva necesitaba un lugar enorme. Y finalmente lo encontró a unas decenas de kilómetros de Los Ángeles, en Anaheim, un pequeño pueblo del condado de Orange en California. Allí compró un terreno de unos 160 acres donde finalmente sería construida Disneyland.

Ahora tocaba buscar la pasta para hacer la movida. Y consiguió bastantes inversores, aunque no lo suficiente para un proyecto que pasaba de los diez millones de dólares (de la época). Por eso no solamente tuvo que vender algunas de sus propiedades y pedir varios prestamos, sino que tuvo que llegar a un acuerdo con la ABC para hacer una serie de televisión, con la que ganar pasta para el proyecto. Se llamó también Disneyland, aunque luego se le cambió el nombre por Walt Disney Presents.





Finalmente la construcción del parque se inició el 21 de julio de 1954, y en menos de una año estaba listo, inaugurándose el 17 de julio del años siguiente, 1955. Finalmente tuvo un coste de 17 millones de dólares. Pero fue un éxito instantáneo. “Creo que lo que quiero, más que cualquier otra cosa, es que Disneyland sea un lugar feliz; un lugar donde los adultos y los niños puedan vivir juntos algunas de las maravillas de la vida”, dijo aquel día, durante la inauguración.

El parque está dividido en cinco áreas temáticas diferentes:

Main Street, U.S.A, el área de recepción al parque, compuesta por varios edificios y la calle principal del complejo, recreado en plan nostálgico la ciudad natal de Disney, Marceline en Missouri tal y como era a principios del siglo XX. “Todos aquellos que visiten Main Street, comenzarán a recordar memorables tiempos. Y para los más jóvenes podrán disfrutar de un paseo por la memoria y los lugares por los que pasaron sus padres y abuelos más jóvenes.”, dijo en una ocasión. En esta calle central se ubican locales de compras, zonas de informacion y restaurantes, entre otras cosas. Además está la estación principal del Disneyland Railroad.



Y al final de esta larga calle se encuentra el emblema de Disneyland y el símbolo de la compañía en la actualidad: El castillo de La Bella Durmiente, con sus imponentes 57.6 metros de altura. En otros parques se ha representado en cambio el castillo de la Cenicienta.

Adventureland, diseñada en plan selva trópicas, utilizando ambientación y decorados inspirados directamente de los viajes realizados por Disney a junglas de África, Sudamérica y Asia. 


Frontierland, diseñada para recrear la emigración de los pioneros estadounidenses a través del Medio Oeste durante el siglo XIX, mostrando para ello una temática del viejo oeste estadounidense habitado por vaqueros, pioneros, minas de oro y vegetación desértica. (p.ej. cactus). Consta de la famosa montaña rusa Big Thunder Mountain Railroad, y esta rodeada de un rio artificial por el que circulan barcos. 



Fantasyland. Inspirada en sus largometrajes (como Peter Pan, Alicia en el País de las Maravillas, Pinocho...) e ideada bajo el lema “Los sueños se vuelven realidad”. 


Y por ultimo Tomorrowland, decorada en plan futurista.

Posteriormente se han añadido tres nuevas áreas: New Orleans Square, Critter Country y Mickey's Toontown.

El parque contiene además un lugar curioso y poco conocido: el Club 33, un club privado localizado en New Orleans Square. Una especie de zona VIP para los colegas y poderosos. Actualmente cuenta con 487 miembros asociados, y aunque se planea diversificar la reserva, se tiene predeterminado no superar el cupo de 500 miembros que se tiene como cifra máxima. No en vano hay que pagar 10.000 dólares al año por pertenecer. Lo del nombre ha creado cierta controversia: según las fuentes oficiales se trata de un homenaje a las 33 empresas que invirtieron inicialmente en el proyecto, además de que es el número del local en la Plaza donde está situado. Según otros es un guiño masónico (el numero 33 tiene bastante que ver con la masonería ya que es el máximo grado de algunos ritos, el grado 33). Como curiosidad mencionar que es el único sitio donde se puede beber alcohol…



Por último mencionar que a este le siguieron varios parques tematicos mas: Disneyworld, en Orlando, Florida, de 1971; Disneyland Tokio, de 1983; Disneyland París o Eurodisney, de 1992; Disneyland Hong Kong, de 2005 y el Disneyland Shanghai, que un está en construcción.

Mas info y fuentes aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Disneyland, aquí:http://es.wikipedia.org/wiki/Walt_Disney, aquí: http://www.imdb.com/name/nm0000370/#Director, aquí: http://dineroclub.net/?p=2342, aquí: http://historiasinsolitas.com/comentarios.php?id=181, aquí: http://www.parquesdisney.info/disneyland-california.asp, aquí: http://disneyvacaciones.blogspot.com.es/2011/04/la-historia-de-disneyland.html.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada