ANANA o PIÑA.


El género Ananas comprende varias especies de plantas de flor de la familia de las bromeliáceas, de las cuales la más conocida y aprovechada es el ananá o piña.
Su nombre, ananá, es de origen guaraní y también se la llama piña relacionándola con el pino piñonero y su semejanza con la piña que producen estas coníferas. De todas formas existen diferencias entre ananá y piña no solo en forma y tamaño sino también en sabor.

Son plantas herbáceas, de origen americano y hábitat tropical. Se difundieron a partir del siglo XV con los conquistadores, que las introdujeron en Hawai, Filipinas y África.
Entre 1730 y 1734 se empezó a llevar a Francia, a los jardines de Luis XV ya que una vez que conocieron esta planta y su fruto tropical quedaron encantados con su hermosura. A tal punto que estudiaron la forma de cultivarla buscando un lugar cuyo clima favoreciera su desarrollo. Estos cultivos se realizaron en colinas donde los vientos fríos no atacaban pudiéndose así desarrollarse.

Es rico fundamentalmente en vitamina C y en fibra.
Cuenta con minerales como potasio, magnesio, yodo, cobre y manganeso y con una enzima llamada bromelina importante colaboradora en metabolizar los alimentos.
Esta enzima se encuentra concentrada en el fruto y es fácil detectarla ya que una vez que la fruta se encuentra pelada al tomarla entre las manos se resbala y escurre rápidamente. Y esto es precisamente por esta enzima.

Su jugo tiene cierto poder antiséptico y ayuda a aliviar inflamaciones laríngeas y faríngeas
Tiene acción diurética colaborando con quienes tienen problemas de riñón, vejiga y próstata. Contribuye en la eliminación de toxinas por medio de la orina.
Ayuda a corregir y prevenir el estreñimiento y normaliza la flora intestinal.
Y tomado antes de las comidas, estimula la secreción gástrica, ayudando a la digestión y a la actividad del estómago e intestino delgado.
Contribuye a restaurar la flexibilidad de las articulaciones, y atenúa dolores reumáticos.

100 gramos de ananá fresco aportan:
85% de agua
27mgrs de vitamina C
Buena cantidad de fibra.
50 calorías

¿Cómo seleccionar un ananá?

El ananá maduro es firme al tacto pero flexible y despide un aroma muy agradable y tentador sobre todo en su parte inferior.
Sus hojas están verdes y bien sujetas pero con un detalle, si al tomar una hoja del centro esta sale con facilidad es señal que el ananá está en el punto justo de maduración.

¿Cómo cultivar el ananá en nuestras casas?

Debemos conseguir un ananá fresco y con toda la corona de hojas en la parte superior.
Se corta dos o tres centímetros de su base y se deshecha, quedándonos con el resto del fruto y la corona de hojas.
Se retira toda la pulpa del fruto hasta llegar al centro que es la parte dura y fibrosa.
Mantener esta parte del fruto seca durante dos o tres días para evitar que se descomponga.
Retirar algunas de las hojas inferiores y plantarlo en una maceta mediana, con una mezcla de tierra y arena húmeda.
Mantenerla en un sitio bien iluminado y cálido sin que la tierra esté demasiado mojada.
Se riega con un pulverizador regularmente y no se expone al sol directo en verano.

Es una planta muy bonita.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Ananas
http://www.solovegetales.com/
http://www.euroresidentes.com/Alimentos/definiciones/anana.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada