WILLIAM WALLACE, la leyenda escocesa.


Sir William Wallace fue un legendario caballero y patriota escocés, de origen galés, que se levantó en armas contra la tiranía del Rey Eduardo I de Inglaterra. La fecha de su nacimiento y el lugar del mismo se pierden en el tiempo al no existir documentos escritos que detallen tal hecho. Se cree que nació alrededor de 1270 en el pueblo escocés de Elderslie, cerca de Paisley, en Renfrewshire.

A pesar de no existir muchos datos sobre la vida de William Wallace, alrededor de 1470, Blind Harry escribió una obra basada en la vida del héroe escocés.
Ni tan siquiera este escritor consiguió esclarecer la duda sobre el lugar de nacimiento de William. Tanto Elderslie como Ellerslie se disputan el honor de haber sido testigo del nacimiento del libertador escocés.

Parece seguro que era el segundo de los tres hijos de Sir Malcolm Wallace de Riccarton y de Margaret. Fue internado, a corta edad, en la abadía de Paisley donde su tío paterno lo educó según los patrones de la época enseñándole el arte de la guerra y varios idiomas.

Parece seguro que era el segundo de los tres hijos de Sir Malcolm Wallace de Riccarton y de Margaret. Fue internado, a corta edad, en la abadía de Paisley donde su tío paterno lo educó según los patrones de la época enseñándole el arte de la guerra y varios idiomas.

Eduardo I consideraba a Wallace como un simple bandolero hasta que, en octubre de 1297, invadió Inglaterra por Northumberland y Cumberland. En diciembre de 1297, John Bailleul lo armó caballero lo que hizo perder posiciones a los Bruce en el acceso al trono escocés. Los ataques reiterados de Wallace a las posiciones inglesas provocó que Eduardo I invadiera Escocia el 3 de julio de 1298 con un gran ejército. La caballería ligera escocesa no pudo reprimir el ataque de los arqueros ingleses y los hombres de Wallace fueron derrotados en la batalla de Falkirk. Wallace se escondió en unos bosques cercanos y fue dado por muerto, hecho que animó al monarca inglés, que invadió el norte de Escocia donde tan solo los Bruce consiguieron resistir el ataque.

La traición y la cruel ejecución.

La reconquista del castillo de Stirling por parte de las tropas inglesas hizo que los nobles ingleses se aprestasen a firmar un tratado de paz con Inglaterra pero Eduardo I puso como condición que se entregara a William Wallace.
Fue traicionado por uno de sus hombres y capturado el 5 de agosto de 1305 en uno de sus escondrijos cerca de Glasgow. Fue conducido a la famosa Bloody Tower donde fue ejecutado salvajemente el 23 de agosto de 1305
Wallace fue arrastrado por caballos durante ocho kilómetros atado de los talones. Después de esto, lo llevaron al matadero donde fue estrangulado, estirado y descuartizado vivo. Solo murió cuando le arrancaron el corazón.
Su cabeza se colocó en una estaca en el puente de Londres y el resto de su cuerpo mutilado se envió a las principales ciudades escocesas donde fue mostrado como advertencia de lo que le sucedería a cualquiera que osara levantarse en armas contra Inglaterra.

La reconquista.

A pesar de la ejecución de Wallace, Robert Bruce se erigió como rey de Escocia y aprovechó la muerte de Eduardo I para comenzar la reconquista. Inglaterra quedó en manos del incompetente Eduardo II quien, tras el fallecimiento de su padre, regresó con su ejército a Inglaterra.
En 1314 Eduardo II se enfrentó al ejército escocés en la batalla de Bannockburn donde, tras dos días de feroz enfrentamiento, fue derrotado. Bruce consiguió la independencia de Escocia que se mantuvo durante 400 años hasta que, en mayo de 1707, un acta de unión aglutinó a Inglaterra y Escocia en la nación de Gran Bretaña.
A pesar de ello, el sueño de Wallace de un nación independiente siempre perdurará en los corazones de todos y cada uno de los escoceses.

Imagen: Estatua de William Wallace en Aberdeen.


Fuentes: http://es.wikipedia.org/wiki/William_Wallace
http://javier-romero-moreno.suite101.net/william-wallace-la-leyenda-escocesa-a73015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada