TED BUNDY. UN PSICÓPATA PURO 1/2

Perpetrado por Oskarele

El 24 de enero de 1989 fue ejecutado uno de los asesinos mas celebres, despiadados y perturbadoramente enigmáticos de la historia. Era, sin duda, al mal absoluto encarnado en una persona. Era, en definitiva, el ejemplo perfecto de lo que es un psicópata puro, si nos atenemos a las definiciones que dan los médicos. Pero además se convirtió en una bizarra estrella de los mass media, hasta el punto que su juicio fue el primero en emitirse por las cadenas nacionales de televisión norteamericanas, siendo seguido por millones de personas. 

"Un hombre guapo, elegante, romántico, tierno, encantador..." tal y como decían sus amigos y parejas, inteligentísimo y formado, como decía su expediente, y responsable de la muerte de decenas de mujeres (fue juzgado por unos 36 crímenes, pero se sospecha que fueron muchos más, posiblemente cerca de 100) como finalmente se descubrió. Estamos hablando del maldito Ted Bundy.

Theodore Robert Bundy nace un 24 de noviembre de 1946 en Burlington, Vermont, hijo bastardo de un veterano del ejército del aire, a quien nunca conoció, y de una joven llamada Louise Cowell procedente de una familia puritana y que lo rechazó durante sus primeros años de vida, en los que vivió en la casa de los abuelos maternos, hasta el punto de tratarlo como a un hermano. De ahí que considerase que sus abuelos eran sus padres, algo que influyó enormemente, más que nada porque su abuelo, a pesar de ser diácono de su iglesia (lo que no le impedía tener una enorme colección de pornografía escondida), era un tirano abusador, un racista antisemita y un torturador de animales y, por supuesto, de personas. Su abuela, a quien siempre consideró su madre, era una mujer tímida y obediente, que ingresaba de forma esporádica a los hospitales para someterse a tratamiento por depresión y que llegó a convertirse en agorafóbica.


En 1950, Ted y su madre, se mudaron a Tacoma (Washington) con otros familiares. Allí Louise conoció a Johnnie Culpepper Bundy, un cocinero del ejército con el que se casó en mayo de 1951 y del que Ted adoptará el apellido posteriormente. El matrimonio tendrá cuatro hijos, y a pesar de los esfuerzos de su padre adoptivo, nunca llegará a crear un lazo nuestro protagonista con él. Ni tampoco con su madre.
Ya por aquella época mostró interés por la pornografía y por las revistas de crímenes (tipo Pulp), además de pasearse por el barrio para mirar escondido tras las ventanas a las vecinas desnudas y para cargarse o mutilar las mascotas de los vecinos. Además daba muestras de un carácter tímido y retraído, aunque con momentos de ira y enfado. Y algo importante: mostraba gran dificultad para entender las relaciones interpersonales. No tenía amigos, pero tampoco quería. Y para colmo se aficionó a robar, motivo por el que fue detenido en dos ocasiones durante su adolescencia.

En 1965 ingresa en la Universidad de Puget Sound de Tacoma, para luego pasarse a la de Washington al año siguiente y estudiar chino. En 1967 tendrá una relación sentimental con una compañera universitaria, Stephanie Brooks, una hermosa e inteligente joven de familia acomodada. Dos años después ella se graduó en Psicología y finalizó la relación con Bundy, al que consideraba inestable y poco ambicioso (había dejado los estudios y trabajaba en cositas de poca monta), algo que nunca superó. De hecho se obsesionó con ella.

Por esta época, en 1969, visitó la oficina de registros de nacimiento en Burlington y confirmó su verdadero parentesco, quedándose profundamente alterado a descubrir que la que creía era su hermana era en realidad su madre. Aun asi decide volver a estudiar, matriculándose en Derecho de nuevo en la Universidad de Washington. Y conoce a Elizabeth Kloepfer, una divorciada de Ogden, Utah, secretaria en la Universidad y madre de una niña, con la que mantendrá una tormentosa relación que durará hasta después, incluso, de su primer encarcelamiento.

Vuelve a cambiar de carrera, apuntándose a Psicología, en la que destacará y será reconocido por sus profesores, graduándose en 1972 con honores. Por esta época comienza a relacionarse con actividades del partido Republicano, uniéndose incluso a la campaña del gobernador Daniel J. Evans, para el que escribirá algunos discursos. Después de la reelección de Evans fue contratado como asistente de Ross Davis, presidente del Partido Republicano del Estado de Washington. Además, retoma sus estudios de derecho, cursándolos en la Universidad de Utah.


Durante un viaje a California para una fiesta del Partido Republicano se reencuentra con su antigua novia, Elizabeth Brooks, que quedó encantanda con el cambio que vio en él. Reinicia la relación y se muda a ese estado, donde continuará sus estudios de derecho.

Y de pronto algo cambió: en 1974 rompe bruscamente el contacto con Elizabeth, su novia (aunque mantenía la relación con la viuda Elizabeth Kloepfer). Y lo hace sin dar explicaciones, sin contestas las llamadas ni responder a las cartas que recibía. Más tarde diría que regresó con ella solo para “demostrarme a mí mismo que podía haberme casado con ella”.

Por esta época fue cuando comenzó a matar: El 4 de enero de 1974 entró en el cuarto de la universitaria Joni Lenz, de 18 años, que estudiaba en la Universidad de Washington, la golpeó con una palanca metálica y la violó con una pata de la cama. Al día siguiente, la chica fue hallada malherida y sobrevivió con daño cerebral permanente. El caso es que él mismo declararía que no fue su primera víctima: confesó haber matado a dos mujeres en Atlantic City en 1969, así como a dos más en 1972 y 1973. Algunos investigadores dicen que fue el responsable de la muerte de una chica de ocho años, Ann Marie Burr, de Tacoma, cuando tenía 14, algo que él negó en varias ocasiones.
Sea como sea, a principios de febrero de 1974, entró en la habitación de otra estudiante de la Universidad de Washington, Lynda Ann Healy, la secuestró y la mató. Nadie relacionó la desaparición con el ataque de la anterior chica. Sus restos fueron encontrados un año después en una montaña cercana.

A partir de aquí comenzó una terrible espiral homicida. Comenzaron a desaparecer estudiantes en masa durante la primavera y verano de 1974. Se calcula que fueron ocho víctimas a las que atacó de noche, hasta que comenzó a confiarse y hacerlo de día. La pasma comenzó a crear un perfil del asesino: se trataba de un joven nada sospechoso, que solicitaba ayuda a chicas al llevar un brazo enyesado o con cabestrillo mientras iba cargado de libros, o que fingía tener problemas para arrancar su Volkswagen. Algunas de estas víctimas fueron encontradas meses después.

Otras nunca.

Bundy además, despistaba a la policía porque sabía alterar su aspecto físico: se cambiaba el peinado, se dejaba crecer barba y bigote o se los afeitaba. También cambió de residencia y se mudó a Midvale (Utah), donde se matriculó para seguir sus estudios de derecho. Y allí comenzó a matar también en el otoño de ese año. La policía descubrió similitudes en el modus operandi y llegaron a la conclusión de que era el mismo tipo.

En noviembre de 1974 tiene su primer fallo: se acercó a una joven llamada Carol DaRonch, identificándose como un oficial de policía e informándole de que alguien había intentado robar su coche. Le pidió que le acompañara a comisaria en su coche, pero durante el trayecto la chica se mosqueó y consiguió escapar. Ese mismo día, quizá para desquitarse del fracaso, mató a otra estudiante a 31 kilómetros de allí.

Por aquella época, su amante Elizabeth Kloepfer, después de haber leído sobre las desapariciones de mujeres en los alrededores de Salt Lake City, llamó a la policía. A partir de entonces fue investigado, pero, curiosamente, a nadie se le ocurrió enseñar su foto a los testigos. Misteriosamente, en enero de 1975, regresó a Seattle después de sus exámenes finales y pasó una semana con Kloepfer, que no le dijo nada de que le había informado a la policía. Ella, increíblemente, siguió teniendo relaciones con Bundy, a pesar de sus sospechas.

En 1975 cambio su campo de actuación al estado de Colorado, aunque siguió viviendo en Utah. Se desplazaba hasta 700 kilómetros para cometer sus crímenes.

El 16 de agosto de 1975 un patrullero detuvo un Volkswagen para comprobar su matrícula. El sospechoso se dio a la fuga siendo detenido poco después. En el auto se encontró una palanca de metal, esposas, cinta y otros objetos. Fue juzgado en febrero del 76, pero solo por haber sido el secuestrador de Carol DaRonch, que lo señaló como el hombre que intentó secuestrarla y amenazó con matarla. Fue sentenciado a una condena de 15 años de prisión con posibilidad de libertad condicional.

En la segunda parte concluiremos con la terrible historia de este despiadado psicópata asesino…

Mas info y fuentes por aquí: http://en.wikipedia.org/wiki/Ted_Bundy, aquí:http://es.wikipedia.org/wiki/Ted_Bundy, aquí: http://www.asesinos-en-serie.com/Ted_Bundy/Ted_Bundy.php, aquí: http://www.asesinatoserial.net/bundy.htm.

1 comentario: