TAL DÍA COMO HOY

Bansheeॐ

Tal día como hoy, un 28 de marzo pero de 1942, “falleció” Miguel Hernández en Alicante. Uno de los mejores poetas que tuvimos, tenemos y tendremos nunca. 

Otro de los grandes, Pablo Neruda, dijo sobre él, algo realmente maravilloso:

“Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!”

Y la mejor manera de recordarlo, es además, con uno de sus poemas. Bello, es poco.

“Umbrío por la pena, casi bruno,
porque la pena tizna cuando estalla,
donde yo no me hallo no se halla
hombre más apenado que ninguno.
Sobre la pena duermo solo y uno,
pena en mi paz y pena en mi batalla,
perro que ni me deja ni se calla,
siempre a su dueño fiel, pero importuno.
Cardos y penas llevo por corona,
cardos y penas siembran sus leopardos
y no me dejan bueno hueso alguno.
No podrá con la pena mi persona
rodeada de penas y de cardos:
¡cuánto penar para morirse uno!”

PUBLICADO ORIGINALMENTE AQUÍ: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=323769097676687&set=a.219896111397320.61144.219850168068581&type=1,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada