LOS OMEYAS. EL ESPLENDOR DE DAMASCO.PARTE 1/2

Perpetrado por Oskarele

Uno de los fenómenos más sorprendentes y curiosos de la Historia es la rapidísima expansión del Islam: en menos de un siglo consiguió imponer su domino en una extensa zona comprendida desde el Indo hasta el Atlántico, y desde el Sahara hasta los Pirineos o Asia Central. Pues bien, en parte este éxito se debe a una dinastía, los Omeyas, que ejercieron el poder primero desde Damasco y posteriormente desde Córdoba. Curiosamente eran un clan de la misma tribu a la que pertenecía Mahoma, los Quraysh de la Meca. De hecho el antepasado que da nombre a la familia, Umayya ibn Abd Shams era sobrino del bisabuelo de Mahoma, Háshim, que da nombre a los Hachemíes, el clan del profeta.

Pero vayamos por partes: Mahoma muere en el 632. Y lo hace sin descendencia masculina, dejando en su testamento el poder en manos de su suegro, Abu Bakr as-Siddiq, que se convertiría en el primer Califa. A este le sucede otro de los suegros del profeta, Umar ibn al-Jattab, famoso lugarteniente de los ejércitos islámicos y gran conquistador de aquellos primeros años. Tras morir este, envenenado por su esclavo, le sucede Uthman Ibn Affan, que según la tradición musulmana fue el primer habitante de La Meca en convertirse al islam.
Pues bien, este fue el primer omeya en acceder al Califato y al poder, además de ser esposo de dos de las hijas del profeta. A este le sucederá su archienemigo, Ali ibn Abi Talib, primo y yerno de Mahoma, reivindicado por los Chiíes como el autentico heredero del profeta. (Estos primeros califas son conocidos como los “califas bien guiados”)

Pues bien, en el 661 Muawiyya, otro omeya, gobernador de Siria, tras cargarse a Alí (al que acusó de haber matado a su antecesor), se autoproclama califa. El enfrentamiento entre las diferentes facciones de este incipiente Islam, representado perfectamente por la famosa Batalla de Siffin, marca el origen de las tres grandes divisiones doctrinales del islam: los suníes, los chiíes y los jariyí.

Muawiyya hace un movimiento curioso y traslada la capital del Mundo Islamico de Medina a Damasco, la capital Siria, dando comienzo a lo que se conoce como el Califato Omeya de Damasco, lo que hace perder a Arabia su influencia política. Desde aquí se dará el impulso definitivo a esta nueva religión: cambia por completo el rumbo político y religioso del Islam, por diferentes motivos. Por un lado por la instauración de un sistema monárquico y hereditario (antes se elegían los califas por un consejo). Por otro esto supone el definitivo enfrentamiento con la otra gran rama del Islam, los Chiíes, predominantes en el actual Iraq y con gran tradición persa.

Pero sobre todo los omeyas serán los autores de la brutal expansión del Islam: por el oeste se conquista el Magreb y la Península Ibérica; por el este se acaba de someter Irán y se hacen incursiones más allá de sus límites, hacia Afganistán y China, donde es detenida la conquista, o hacia el norte, hacia Bizancio, donde tampoco consiguen entrar del todo.

En el 711, contando con la colaboración del conde don Julián, príncipe visigodo y gobernador de Cádiz, las tropas de los omeyas, compuestas por árabes y bereberes, como hemos comentado, consiguen entrar en la Península Ibérica (por Algeciras), al mando del famoso Tariq. En menos de una década se habrán hecho con casi todo el territorio peninsular e incluso con parte de la actual Francia.

Pero los omeyas se llevarán un palo fuerte en el norte de África, donde se enfrentaban al descontento de los bereberes, no demasiado entusiasmados con el control que les habían impuesto estos invasores sirios. Finalmente llegará un enfrentamiento en el que acabaron siendo victoriosos los habitantes del Magreb, refugiándose el contingente sirio derrotado en Al-Ándalus.

La cosa se pone chunga cuando muere el primer califa omeya en el 680, Muawiya, que nombra heredero a su hijo Yazid, algo que no acabó de gustar a sus enemigos Chiies. Esto producirá un choque de choques internos, en el que salieron victoriosos a base de sangre y fuego, pero que fueron creando un fuerte sentimiento antiomeya. Algo que se vería aumentado con los sucesivos califas, entre los que destaca Abd al-Malik, que lo fue entre el 685 y el 705, y que fue sin duda el más eficaz administrador de una vastísimo imperio. 


Con la muerte de Hisam, califa entre el 724 y el 743, se inicia la crisis que acabará terminando con la dinastía: sus tres sucesores, disolutos y degenerados, rompieron el equilibrio que se había logrado con las demás tribus y secciones, iniciándose un amplio movimiento de rebeldía, en el que tomarán especial protagonismo los Abbasíes, descendientes de Al-Abbas, tío de Mahoma, que pretendía restaurar la ortodoxia primitiva y acabar con los malditos omeyas, algo que finalmente conseguirán en 750 cuando Marwan II, el ultimo califa omeya, es asesinado en Egipto por orden de Abul-I-Abbas, que se hizo proclamar califa, el primero de la dinastía Abbasí.

Con este nuevo califato se inicia una brutal persecución hacia los omeyas restantes: todos los miembros de la antigua familia real fueron asesinados. Incluso se sacó a los muertos omeyas de sus tumbas, para borrar de este modo los rastros de la familia.

Sólo uno logró escapar a la matanza, y con el tiempo reaparecerá en el otro extremo del mundo islámico, en Al-Ándalus: Abd al-Rahman I, que conseguirá restaurar la dinastía, fundándose, un siglo y pico después, un califato independiente, el de Córdoba, del que hablaremos en el siguiente artículo.

Esta es la lista completa de los Califas Omeyas:

(Utman (644 – 656), el tercero de los cuatro primeros califas, pertenecía a la familia Omeya, aunque no se le suele incluir en esta lista sino en la de los Califas ortodoxos)
Muawiyya I (661 – 680)
Yazid I (680 – 683)
Muawiyya II (683 – 684)
Marwan I ibn al-Hakam (684 – 685)
Abd al-Malik (685 – 705)
Walid I (705 – 715)
Suleimán I (715 – 717)
Umar II ibn 'Abd al-'Aziz (717 – 720)
Yazid II (720 – 724)
Hisham ibn Abd al-Malik (724 – 743)
Walid II (743 – 744)
Yazid III (744)
Ibrahim ibn Al-Walid (744)
Marwan II al-Himar (744 – 750)

Mas info y fuentes por aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Califato_Omeya, aquí:http://es.wikipedia.org/wiki/Utman, aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Muawiya_ibn_Abi_Sufyan, aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Abd_al-Malik, aquí:http://es.wikipedia.org/wiki/Sun%C3%AD y aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Chiismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada