EL PONCHO DE CLINT EASTWOOD

by Cineclásicajazz Pizcadelodemás 

Soy de los que están convencidos de que la gran destreza y valor como director que ha demostrado Clint Eastwood tiene mucho que ver con el aprendizaje que realizó junto a Sergio Leone en aquellos Spaguetti-western que tanta fama le dieron a ambos. Para Leone sólo fueron la forma de ganar el dinero necesario para filmar su gran sueño, la película "Erase una vez América", una obra grandiosa que nada tiene que envidiar a los Padrinos y que debería figurar entre los mejores trabajos de la historia del cine. Para Eastwood, además de un insospechado master en dirección, significó el ingreso en la fama tras un dilatado paso por la teleserie "Látigo" (Rawhide) entre 1959 y 1966 y lo hizo con una serie de películas que permanecen en el recuerdo de todos: "Por un puñado de dólares" de 1964 a la que siguieron "La muerte tenía un precio" en 1965 y sobre todo "El bueno, el feo y el malo" en 1966 y que pese a su escaso presupuesto, poco a poco se han ido encaramando a lo más alto del ranking de películas del oeste, o del western, según prefieran llamarlo. El aspecto que mostraba Eastwood era sencillamente sensacional con aquel sempiterno poncho, pero veamos que nos cuenta el propio Eastwood de aquel look suyo tan peculiar:

"Por actuar en "Un puñado de dólares" cobré quince mil dólares. Nada de porcentaje, salario limpio. Colaboré bastante en dar forma al personaje, incluso elegí personalmente el vestuario. Yo mismo compré los Lewis negros aquí en Hollywood. Las botas, cinturón y demás era de mi equipo en la serie "Rawhide". El sombrero lo encontré en un almacén de Santa Mónica y los pequeños cigarrillos negros en Beverly Hills. El poncho lo compré en España. Nunca tuve un duplicado de él. En la mayoría de los rodajes todo está duplicado o triplicado en caso de que pierdas algo o se estropee. Pero de aquel poncho nunca tuve duplicado. Claro que con el tiempo, y ya que lo usé en tres películas sin ni siquiera darle un lavado, estaba asqueroso. Ahora está colgado en la pared de un restaurante mexicano que tiene un amigo mío en Carmel"


Las palabras de Clint Eastwood aparecieron en una entrevista concedida a la revista fotogramas el 19/01/1979.

 Publicado originalmente aquí:https://www.facebook.com/photo.php?fbid=382221578457038&set=t.1202943706&type=3.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada