dos


Perpetrado por Oskarele

Hace dos años, tal día como hoy, 19 de marzo, nacía PLQHQ. La idea llevaba un tiempo rondando las inquietas cabezas de los tres administradores iniciales del proyecto, Moser, Okoto y un servidor, junto con nuestra musa Raquel, centro de gravedad de quien esto escribe (perdón, de nuevo, por el tiempo robado...).  Llevábamos un tiempo planteándonos usar esta red social para un fin diferente al que hasta entonces se estaba usando: queríamos crear una plataforma desde la que poder compartir nuestras inquietudes intelectuales, filosóficas y políticas. Queríamos crear un pequeño pueblo virtual desde el que difundir todo lo que sabíamos y, especialmente, lo que no sabíamos. Queríamos, en definitiva, romper con la idea de que Facebook solo sirve para buscar novia, reencontrarse con amigos perdidos y alimentar animales virtuales.

Esta red social, bien usada y bien entendida, podía, pensábamos entonces, ser una útil herramienta para nosotros, ya que con la idea de compartir día a día las cositas que se nos antojasen y nos interesasen, íbamos a formarnos como mejores personas. Cada escrito, cada artículo, cada texto, estuviesen más o menos elaborados, iba a contribuir a nuestra formación intelectual y a nuestro crecimiento personal. Y a la vez, íbamos a contribuir al pretencioso objetivo de formar a los demás. En definitiva, nos íbamos a formar formando. Íbamos a crecer haciendo crecer.

Ese objetivo, al menos, se ha cumplido. Y pretendemos seguir cumpliéndolo.

Lo cierto es que en un principio, to sea dicho, la cosa empezó más bien como una venganza, como un desquite, hacia un tipo que orgulloso y altanero me expulsó de su página sobre piedras antropomorfas por decir lo que pensaba. No entendía  entonces (y sigo sin entenderlo) como alguien puede ser tan cerrado de mollera y tan poco autocrítico para no aceptar las opiniones divergentes. Y por eso, tras varias conversaciones entre nosotros cuatro, decidimos vengarnos, sin ira, pero con rabia, creando nuestro propio espacio en el que por encima de todo destacase la tolerancia, la libertad de expresión y el pensamiento libre.  Pero también la razón, el conocimiento, la lógica, la filosofía, la ciencia… la búsqueda de la verdad, en definitiva, con la mente abierta, pero no tanto como para que se te caiga, como dijo el gran Richard Feynman. Así que, las primeras gracias, como siempre, van para ti, Osian, estés donde estés.

Y así surgió PLQHQ.

Nos complementábamos perfectamente (de hecho, por algo éramos y somos amigos en la vida real). Okoto era el arte, la pasión, el rock and roll, la espontaneidad y la creatividad hecha humano. Moser era la libertad, la sensación, la emoción, la esperanza, la otra realidad, la otra medicina, la sabiduría cotidiana. Y Oskarele, un servidor, la duda metódica, las letras, el escepticismo, la búsqueda de la verdad y la destrucción de la mentira.

Pronto llegaron otros. Algunos nos acompañaron durante un tiempo para después seguir su camino, como Rubén, de Grupo Mar Serena, o Douglas Clark, venezolano afincado al ladito de las cataratas del Niágara. A ellos, mi más sincero agradecimiento, haya pasado lo que haya pasado, estéis donde estéis.

Otros se quedaron y dieron al proyecto nuevos rumbos, abarcando mas sectores del conocimiento y del saber, aportando ideas nuevas, distintas y geniales.

Llegó nuestro querido Paco López desde Cádiz, alma mater de la genial pagina “Una Pizca de Cine, Música, Historia y Arte”, aportando sus maravillosos escritos en su propia sección en PLQHQ, en la que habla de todo eso que dice el titulo de su propio proyecto. Un millón de gracias y suerte.

Llegó Ismael, Bicho para los amigos, desde la Euskadi tropical, como genial complemento a la vertiente del conocimiento “oculto” que estaba desarrollando Moser, aportando sus geniales reflexiones sobre una verdad que realmente está ahí fuera, o aquí dentro. La intuición, el conocimiento arcano, la verdad interior, entraron en PLQHQ de su mano. In Lux.

Llegó Liliana, principio femenino, vital e indispensable de PLQHQ, genial divulgadora de saber, razón y sentimientos que desde el otro lado del charco, desde la Argentina, dio otra vuelta de tuerca más a nuestro proyecto, aportando, sobre todo, sensibilidad y amor. Gracias Liliana, Beta para los amigos, por ser como eres.

Llegó Jesús, Encke para los amigos, desde la bella Córdoba andaluza, sabio y amigo como pocos para compartir Ciencia, con mayúscula, siempre con la pistola cargada contra los charlatanes vendedores de humo y de falsas ciencias. La razón hecha persona. El saber hecho carne. Nuestras conversaciones privadas forman algunas de las experiencias más enriquecedoras que he tenido. Gracias.

Y algo más tarde llegó nuestro querido portugués, Hugo Vlad, ladrón de realidades, fotógrafo genial que nos ha ido acompañando en nuestro camino con sus geniales imágenes sacadas de ahí fuera, de ese mundo exterior que capta como pocos. Juntos, Hugo y yo, creamos la página paralela a PLQHQ, “Más que mil palabras”, en la que además participan Lili, Marisa Castro, Ro Chacana y mi querida Celia. A todos, gracias. Muchas.

Y muchos otros: Fulgen, desde Almería del Norte (Murcia), con sus fulgenciadas y con los maravillosos debates a dos que se marca conmigo (tenemos pendiente unos sobre….); Simón y sus anécdotas del mundo de la música y del Rock And Roll; llegaron nuestros compañeros y amigos de El Viejo Desván (Oz, María D’Atri, Extrenikito y de nuevo Marisa Castro), también con sección propia en PLQHQ, y el gran Edu Márquez y sus maravillosas viñetas humorísticas, cargadas de mensaje y de profundidad, y su genial blog, “Un Comic Diario”.

A todos vosotros, colaboradores y escritores de PLQHQ, un millón de gracias, por echarnos un cable para mantener este proyecto vivo. Gracias.

Y por supuesto, llegasteis vosotros, uno a uno, poco a poco. Sin vosotros, queridos lectores y amigos, nada de esto tendría sentido. Todo lo que hacemos, decimos y escribimos aquí es por y para vosotros. Un millón de gracias a los veintipicomil paloqueños. Gracias a todas y a todos los que leéis, comentáis y criticáis nuestros artículos. El mejor regalo sois vosotros, (de todos modos al final del texto adjunto un número de cuenta por si alguien quiere hacer un donativo…)

Gracias, por último, a nuestros enemigos. Si no fuese por vosotros, dictadores, imitadores, oscuros manipuladores, fundamentalistas religiosos, intolerantes, maltratadores y prejuiciosos, no tendríamos diana contra la que lanzar nuestros dardos envenenados.

Va por vosotros.

Desde Andalucía para el mundo, seguiremos.

Salud, que la suerte ya vendrá....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada