ARGUMENTO AD HOMINEM



Perpetrado por Oskarele

Imaginen esta conversación:
A: los triángulos tienen cuatro lados
B: usted no tiene razón porque no ha estudiado geometría.

El otro día hablábamos de un argumento falaz conocido como “Tu Quouque”, que se basa en la típica replica a un interlocutor con la forma “y tú también” o “y tú más”. En realidad este argumento se engloba dentro de un campo mayor, conocido como Argumento ad Hominem, un tipo de falacia lógica que consiste en afirmar que algo es falso o relativo sin aportar razones que lo avalen, atacando o desacreditando al que afirma o defiende algo, señalando una característica o creencia de este.

Siguiendo el ejemplo propuesto, la premisa afirmada por el sujeto A (los triángulos tienen cuatro lados), no es cierta, pero no sirve como argumentación que el sujeto A no haya estudiado geometría, como plantea el sujeto B. Una argumentación valida desde el punto de vista lógico hubiese sido: “usted se equivoca, los triángulos solo tienen tres lados. Dibuje uno y lo comprobará”.

Otro ejemplo:

A: El subsidio de desempleo es necesario para mantener la economía familiar de las personas en paro.
B: Tú nunca has estado en paro, así que no puedes hablar sobre eso, y mucho menos defenderlo.

En este caso la afirmación de A, aun siendo una opinión, no es una falsedad, como la afirmación de los triángulos del ejemplo anterior. Esto lleva a una idea interesante: no siempre que exista un argumento ad hominem la afirmación de A es verdadera, ya que esto es también una falacia conocida como Argumento ad logicam, de la que ya hablaremos.

Por otro lado, de este tipo de falacia existen dos variedades: una forma abusiva, que es la hasta ahora expuesta (“dices que los ateos pueden ser personas de moral. Sin embargo, tu eres ateo y yo sé que abandonaste a tu esposa e hijos.") y otra persuasiva, pues se pretende persuadir a alguien de aceptar una afirmación que hemos hecho refiriéndose las circunstancias de esa persona (“es totalmente licito matar animales para la alimentación. Espero que estés de acuerdo, pues aunque eres vegetariano, te veo feliz con tus zapatos de cuero”)

Una forma interesante, menos obvia y bastante empleada en la de rechazar una afirmación amparándose en el hecho de que fue afirmada también por una personalidad altamente criticable. Por ejemplo: “tú criticas a los judíos por lo que está pasando con Palestina. Hitler estaría de acuerdo contigo”….

Como en el caso del argumento Tu Quoque, ni siempre en falaz referirse a las circunstancias de un individuo que hace una declaración, por ejemplo, cuanto éste es alguien con autoridad moral, pero que en la práctica no lleva a cabo (por ejemplo, un político o un policía corrupto). Alguien que sea un mentiroso conocido o un manipulador puede ser atacado con este argumento, que le restará credibilidad pero no probará que su testimonio sea falso ni alterará la confiabilidad de cualquier razonamiento que haga. Por ejemplo: “Jefferson dijo en más de una ocasión que la esclavitud era una barbaridad, sin embargo tenía esclavos”. Esto relativizaría la coherencia de Jefferson, si es lo que se pretende, pero no sirve para intentar demostrar que la esclavitud es buena… ¿Me explico?

Algunos filósofos, por ejemplo Schopenhauer aceptaba el empleo de este argumento sin considerarlo falaz, por ejemplo, si el interlocutor “es partidario de una secta con la que no estamos de acuerdo, podemos utilizar contra él las máximas de esa secta como principia” (Arthur Schopenhauer, “El arte de tener razón”)

Existen falacias parecidas a esta, aparte de la Tu Quoque, como el Argumento ad verecundiam, en el que se intenta demostrar algo amparándose en el prestigio de quien lo dice o de alguien que lo dijo ("Isaac Newton fue un genio y creía en Dios")

Mas info y fuentes aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Ad_hominem; aquí:http://es.wikipedia.org/wiki/Falacia, aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Argumento_ad_verecundiam y aquí: http://www.usoderazon.com/.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada