1984 vs. UN MUNDO FELIZ


Perpetrado por Oskarele

En 1985 Neil Postman, sociólogo y critico cultural estadounidense, además de Director del Departamento de Cultura y Comunicación de la Universidad de Nueva York y de ser un tío empeñado en reivindicar el Sentido Común y el poder de la enseñanza para tomar conciencia del devenir del mundo y del poder (siempre y cuando nos enseñe a pensar, no a memorizar), escribió una obra maravillosa llamada “Amusing ourselves to death” (Divirtiéndonos a nosotros mismos hasta la muerte, aproximadamente, aunque el titulo en castellano es “Divertirse hasta morir”), en la que hace una crítica brutal y feroz al mundo en el que vivía (vivimos), en el que el cosmos mediático y especialmente televisivo ha destruido nuestra capacidad para estructurar el pensamiento y verbalizar lo que pensamos, además de haber convertido a nuestros políticos y líderes en famosos televisivos y poco más.

En el prologo de esa obra contrapone la genial obra de George Orwell “1984” a la también maravillosa obra de Huxley “Un mundo feliz”, dos distopías (entiéndase este concepto como lo contrario a utopía) y esto le sirve de argumentación para explicar sus ideas sobre el devenir de la sociedad y la influencia de los medios de comunicación (nótese que la obra es de 1985, mucho antes de la Revolución de Internet).
Argumenta que la obra de Orwell propone un mundo en el que la opresión viene impuesta desde el exterior, por el Gran Hermano y el Partido, justo lo contrario a lo que propone Huxley en su obra, donde la opresión es aceptada e incluso adorada por el pueblo. En una se intenta anular el pensamiento y la acción por la fuerza, en la otra por el bienestar tecnológico.

Dolor contra placer. Dos formas de plantear el futuro.


Este extracto os puede ayudar a entender por dónde van los tiros:

“Orwell temía a aquellos que prohibirían los libros. Huxley se maliciaba que no habría razón para prohibir un libro porque no habría nadie que quisiera leer uno. Orwell temía a aquellos que nos escamotearían la información, que nos privarían de ella. Huxley temía que nos darían tanta que nos reducirían a la pasividad. Orwell temía que la verdad se nos escondería. Huxley veía la verdad ahogada en un mar de irrelevancia. Orwell temía que nos convirtiéramos en una cultura cautiva. Huxley temía que nos convirtiéramos en una cultura trivial, preocupada por tonterías.”

El caso es que el propio Postman considera que en ese singular combate entre distopías, el que más había acertado sobre los tiempos futuros había sido Huxley y su Mundo Feliz, y eso que en aquel 1985 los americanos intelectualoides se mostraban orgullosos por haber pasado la frontera de 1984 “libres”…

Visto desde hoy en día, año 2012, la victoria de Huxley es aun más evidente. De hecho, el propio autor unos años después de su magna obra, en 1958, publicó “Nueva visita a un Mundo Feliz”, obra en la que analizaba sus intuiciones del primer libro aplicada al mundo de los años cincuenta, llegando a la conclusión de que el camino es ese y que existen una gran cantidad para seducirnos, controlarnos, distraernos y en último extremo someternos: cosas, hoy quizás no tan trasnochadas, como lavados de cerebro, hipnopedia, control químico por drogas, propaganda, exceso de organización…

¿Qué pensáis de todo esto? ¿Vivimos de alguna forma en el Mundo Feliz de Huxley? ¿O nos parecemos mas a 1984? ¿O a los dos?

Mas info por aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Neil_Postman, aquí: http://www.lapaginadefinitiva.com/2006/08/30/divertirse-hasta-morir-neil-postman/, aquí:http://www.miguelgarciavega.com/la-tecnologia-no-es-neutral-1/ y aquí: http://puedespasar.blogspot.com.es/2008/11/divertirse-hasta-morir-1991-de-neil.html. Citas extraidas del libro “Pop Control. Crónicas post-industriales”, de Miguel Ibáñez, Ed. Glénat, 2000.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada