UNIVERSOS PARALELOS 2. MULTIVERSO NIVEL I: MAS ALLA DE NUESTRO HORIZONTE COSMOLOGICO


El tipo más simple de universo paralelo es simplemente una región del espacio que está demasiado lejos de nosotros como para haber sido vista todavía. Lo más lejos que podemos observar es por lo general alrededor de 4 x 10 elevado a 26 metros, o 42.000 millones de años-luz, la distancia que la luz ha sido capaz de viajar desde que comenzó el Big Bang. (La distancia es mayor a 13.700 millones de años-luz porque la expansión cósmica ha alargado las distancias). Cada uno de los univeros paralelos Nivel I es básicamente igual al nuestro. Todas las diferencias provienen de variaciones en el arreglo inicial de la materia.

Los universos paralelos de sus otros "yoes" constituyen el multiverso Nivel I. Se trata del tipo menos controvertido. Todos aceptamos la existencia de cosas que no podemos ver, pero que podríamos ver al desplazarnos a un punto distinto de observación o sencillamente al esperarlas como a un barco que aparecerá en el horizonte. La condición de los objetos más allá del horizonte cósmico es similar. El universo observable crece anualmente un año-luz, durante el cual ésta, cada vez más lejana, cumple su plazo para llegar aquí. El infinito está allá afuera, esperando que lo podamos ver. Usted seguramente habrá muerto antes de que aparezcan sus alter egos, pero en principio, y si la expansión del cosmos coopera, tal vez sus descendientes remotos puedan observarlos con un telescopio suficientemente poderoso.

Por decir lo menos, el multiverso Nivel I parecería muy obvio. ¿Cómo podría el universo no ser infinito? ¿Habrá un rótulo por allí que diga “AQUÍ ACABA EL ESPACIO – CUIDADO CON LA ZANJA”? En tal caso, ¿qué hay más allá? La teoría de la gravedad de Einstein cuestiona esta intuición. El espacio podría ser finito si tuviera una curvatura convexa o una topología poco usual (es decir, interconectada). Un universo esférico, toroide (en forma de donut) o de cilindro anudado de diversas maneras tendría un volumen con límites pero sin bordes. El fondo cósmico de microondas permite hacer pruebas de tales posibilidades (véase Jean-Pierre Luminet, Glenn D. Starkman y Jeffrey R. Weeks, “Is Space Finite?”; Scientific American, abril de 1999). Hasta ahora, sin embargo, las evidencias van en contra. Incontables modelos se ajustan a las observaciones, y les han impuesto severos límites a otras alternativas.

Datos cosmológicos apoyan la idea de que el espacio continúa más allá de los confines de nuestro universo observable. El satélite WMAP midió recientemente las fluctuaciones del fondo de microondas . Las fluctuaciones más grandes están a sólo medio grado por encima, lo que significa —después de aplicar las reglas de la geometría— que el espacio es muy grande o infinito . (Una advertencia: algunos cosmólogos especulan que el punto de discrepancia a la izquierda del gráfico es evidencia de un volumen finito). Además, WMAP y el 2dF Galaxy Redshift Survey ha encontrado que el espacio en grandes escalas está lleno con materia uniformemente (derecha), significando que otros universos deberían parecerse básicamente al nuestro.

Otra posibilidad es que el espacio sea infinito pero que la materia esté confinada en una región finita a nuestro alrededor: el histórico y popular modelo de los “universos islas”. En una variante de este modelo, la materia adelgaza a grandes escalas en un patrón fractal. En ambos casos, casi todos los universos del multiverso Nivel I estarían vacíos y muertos. Pero observaciones recientes de la distribución tridimensional de las galaxias y del fondo de microondas mostraron que la disposición de la materia da lugar a una aburrida uniformidad a grandes escalas, donde no hay estructuras coherentes mayores de unos 10 elevado a 24 metros. Suponiendo que el patrón continúe, el espacio más allá de nuestro universo observable bulle de galaxias, estrellas y planetas.

Los observadores que viven en universos paralelos experimentan las mismas leyes físicas que nosotros, pero con distintas condiciones iniciales. Según las teorías actuales, los procesos primordiales del Big Bang esparcieron la materia con cierta aleatoriedad, generando todos los arreglos posibles con probabilidad diferente de cero. Los cosmólogos asumen que nuestro universo, con su distribución de materia casi uniforme y sus fluctuaciones iniciales de densidad de una parte en 100.000, es bastante típico (cuando menos entre los que contienen observadores). Ese supuesto refuerza la estimación de que la copia idéntica a usted más cercana vive a 10 a la 10 elevado a 28 metros de aquí. A unos 10 a la 10 elevado a 92 metros, debería haber una esfera con un radio de 100 años-luz, idéntica a la que tiene su centro aquí, por lo que todas las percepciones que tengamos en el próximo siglo serán idénticas a las de nuestras contrapartes en ese sitio. Y a unos 10 a la 10 elevado a 118 metros, debería haber todo un volumen de Hubble idéntico al nuestro.

Las estimaciones anteriores son muy conservadoras, derivadas sólo de contar todos los posibles estados cuánticos que un volumen de Hubble puede contener si su temperatura no rebasa los 10 elevado a 8 kelvins. Una manera de calcularlo es preguntándonos cuántos protones contendría un volumen de Hubble a esa temperatura. La respuesta es 10 elevado a 118 protones. Y cada una de esas partículas puede o no estar presente, lo que representa 2 a la 10 elevado a 118 posibles arreglos de protones. Una caja que contuviera ese número de volúmenes de Hubble agotaría todas las posibilidades. Si redondeamos, la caja tiene unos 10 a la 10 elevado a 118 metros de ancho. Más allá de esa caja, los universos, incluido el nuestro, comienzan a repetirse. Un número bastante similar se derivaría usando cálculos termodinámicos o cuántico-gravitatorios del total de información contenida en el Universo.

Es muy probable que su doppelgänger más cercano lo esté bastante más de lo que sugieren esas cifras, dados los procesos de formación planetaria y de evolución biológica que ponen las probabilidades a su favor. Los astrónomos sospechan que nuestro volumen de Hubble tiene cuando menos 10 elevado a 20 planetas habitables, y algunos bien podrían ser como la Tierra.

El marco de un multiverso Nivel I se usa rutinariamente para evaluar las teorías de la cosmología moderna, pero rara vez se enuncia explícitamente este proceso. Por ejemplo, veamos cómo utilizaron los cosmólogos el fondo de microondas para descartar una geometría esférica finita. Los puntos calientes y fríos de los mapas del fondo de microondas tienen un tamaño característico que depende de la curvatura del espacio, y los observados parecen ser demasiado pequeños para corresponder a una forma esférica. Pero es importante ser estadísticamente rigurosos. El tamaño promedio de los puntos varía aleatoriamente de un volumen de Hubble al siguiente, por lo que es posible que nuestro universo nos esté engañando: podría ser esférico, pero con puntos anormalmente pequeños. Cuando los cosmólogos afirman haber descartado el modelo esférico con una certidumbre del 99,9 por ciento, en realidad quieren decir que si este modelo fuera cierto, menos de uno de cada 1.000 volúmenes de Hubble presentaría puntos tan pequeños como los que observamos.

La lección es que la teoría de los multiversos puede ser probada y falsada pese a que no podamos ver los otros universos. La clave reside en predecir cuál es el conjunto de universos paralelos y especificar una distribución probabilística, o lo que los matemáticos llaman una “medida” para él. Nuestro universo debería surgir como uno de los más probables. En caso contrario (si, conforme a la teoría de los multiversos, vivimos en un universo improbable), la teoría estaría en graves problemas. Como explicaré más adelante, este problema de la medida puede convertirse en un gran desafío.

Continuara...

Articulo publicado por Max Tegmark en Scientific American, mayo de 2003. Max Tegmark es un cosmologo sueco-estadounidense, profesor del MIT (Instituto de Tecnologia de Massachussets).

1 comentario:

  1. Salud
    Bueno, es evidente que el Hombre se ReDescubre a cada Instante, y al Principio se Cataloga a los ProtHombres y sus ProtoTeorías como Especulaciones, Anatemas, Sofismas, Barbarismos, Locuras, Desvarios, ...; pero desde hace más de tres (3) décadas vengo Teorizando acerca de la Existencia de otros Mundos, otros Universos, Otras Vidas, Recesos Atrás, ..., hoy la Ciencia me va dando la Razón, al igual que a los Griegos, ...
    Atentamente
    Miguel Ramón Pérez Márquez
    miguelperezeducacion@yahoo.es

    ResponderEliminar