UNA CONSECUENCIA DEL CALENTAMIENTO GLOBAL.


La riqueza del mar peruano no es muy constante. Con una regularidad variable, que varía entre los dos y siete años, se dan los famosos eventos de El Niño. Durante este fenómeno las aguas normalmente frías de las costas peruanas son cubiertas por una gran masa de aguas calientes y pobres en nutrientes provenientes del otro lado del Pacífico. Esto ocasiona que la anchoveta y otros peces migren al sur o se refugien en aguas más profundas, fuera del alcance de sus depredadores. Con sus presas prácticamente inaccesibles, la aves y lobos marinos mueren en masa y la pesca se paraliza.
Las especies del litoral peruano están adaptadas para sobrevivir a este tipo de fluctuaciones naturales. Los peces, aves y mamíferos han desarrollado comportamientos y estrategias reproductivos muy flexibles que les permiten minimizar las pérdidas a largo plazo. Por lo general, sólo mueren los individuos jóvenes durante El Niño y los adultos sobreviven para reproducirse muy exitosamente en los años de abundancia.

Una de las posibles consecuencias a largo plazo del calentamiento global, es el aumento de la frecuencia e intensidad de los eventos de El Niño. Si combinamos esto con la captura indiscriminada y constante de la mayor parte de la biomasa disponible de anchoveta por parte de la pesca industrial, las consecuencias a mediano plazo para muchas de las principales especies del litoral peruano podrían ser muy graves.
Tenemos por ejemplo a los lobos marinos. El fortísimo fenómeno de El Niño del período 1997-1998 mató a casi el 80% de sus poblaciones. A diferencia de otros eventos de años anteriores, éste mató no sólo a las crías del año y a los juveniles entre uno y tres años, sino que también ocasionó la muerte de una importante fracción de las hembras y machos adultos. Con un bajo número de adultos reproductivos, las poblaciones sólo se pueden recuperar en forma lenta y, obviamente, el riesgo de extinción para estas poblaciones se incrementa de manera alarmante. De producirse otro fenómeno de El Niño intenso dentro de los próximos cuatro o siete años, estos pocos animales, ya más viejos y debilitados, también morirían y no habría adultos jóvenes para reemplazarlos.

Poblaciones de especies que antes eran capaces de resistir los efectos de eventos intensos de El Niño y recuperarse rápidamente, hoy en día tardan más tiempo en hacerlo y nunca logran alcanzar los niveles poblacionales que tenían antes del desarrollo de la pesca industrial de la anchoveta. A partir de mediados de los años 1970, después del primer gran colapso de la pesquería, las poblaciones de aves y mamíferos marinos, así como la de muchas especies de peces de la costa peruana se han mantenido en niveles muy bajos, reduciéndose cada vez más después de cada El Niño.

Si efectivamente se está dando un aumento en la frecuencia e intensidad de la ocurrencia de este fenómeno, a no ser que se logre reducir la presión de pesca de forma tal que estas especies tengan suficiente alimento disponible para aumentar su capacidad reproductiva o de recuperación, pronto muchas de estas poblaciones habrán desaparecido del litoral peruano.

Extraído de Wikipedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada