QUEMADO A LO BONZO

Perpetrado por Oskarele

11 julio de 1963. Lâm Văn Tức, un monje budista vietnamita se quemó hasta morir en pleno centro de Saigón, como protesta contra las persecuciones cristianas del gobierno de su país, controlado por Ngô Đình Diệm. Las fotografías del suceso dieron la vuelta al mundo y sirvieron, efectivamente, para cuestionar las políticas adoptadas por ese régimen. De hecho logró en parte que se emprendiesen determinadas reformas, que apaciguaron algo a los budistas. Pero las protestas continuaron y varios budistas mas, ante la cruenta represión del régimen (que llevo a atacar varias pagodas y causar numerosas muertes), se quemaron hasta la muerte. 



Finalmente, un golpe de estado derrocó y asesinó a Diệm en noviembre.

Malcolm Browne, presidente de la agencia de noticias Associated Press en Saigón, ganó un premio Pulitzer por la famosa fotografía del monje y por toda las secuencia completa, y David Halberstam, reportero del New York Times que escribió sobre este suceso una crónica en la que, entre otras cosas, dijo lo siguiente:

"Estaba viendo de nuevo la señal, pero una vez fue suficiente. Las llamas estaban surgiendo de un ser humano; su cuerpo fue marchitándose lentamente, su cabeza se ennegrecía. En el aire había un olor a carne humana quemada; el hombre se quemó sorpresivamente rápido. Detrás de mí pude escuchar el sollozo de los Vietnamitas que estaban ahora en la entrada. Estaba demasiado sorprendido para llorar, demasiado confundido para tomar notas o hacer preguntas, además desconcertado para inclusive pensar... Mientras se quemaba él nunca movió un músculo, nunca pronunció un sonido, su calma exterior en agudo contraste con la gente que se lamentaba alrededor de él"



Sus últimas palabras de Thích Quảng Đức quedaron registradas en una carta que escribió antes de suicidarse:

“Antes de cerrar los ojos y dirigirme hacia la figura de Buda, suplico respetuosamente al presidente Ngô Đình Diệm que tenga compasión de los habitantes de la nación y que desarrolle una igualdad religiosa que mantenga la fuerza de la patria para siempre. Llamo a los venerables, reverendos, miembros de la sangha y predicadores budistas para que se organicen y hagan sacrificios con el objetivo de proteger el budismo.”

Después del funeral de Văn Tức, en el que sus restos fueron finalmente reducidos a cenizas, el corazón del monje, supuestamente, no se quemó, por lo que se le consideró sagrado, y fue puesto bajo el cuidado del Banco Nacional de Vietnam, al ser considerado como una reliquia.


Como curiosidad mencionar que este tipo de sacrificio de los monjes budistas (por su nombre en francés “bonze”) fue el motivo de que este tipo de actos sean denominados como “quemarse a lo bonzo” o “suicidarse a lo bonzo”

El método sería posteriormente repetido por otras muchas personas a modo de protesta, normalmente de carácter político.

Mencionar, por último, que el primer disco del grupo Rage Against the Machine, incluye esta terrible imagen en la portada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada