LOS OSCARS. INTRODUCCIÓN, HISTORIA Y COSICAS VARIAS

Perpetrado por Oskarele

Cuenta la leyenda que en 1931, Margaret Herrick, por aquel entonces, recién nombrada bibliotecaria de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (Academy of Motion Picture Arts and Sciences), comentó al ver la famosa estatuilla que nos ocupa: “¡Vaya, se parece a mi tío Oscar!” (Oscar Pierce). Margaret ocupó este cargo, hasta 1943, fecha en la que se convirtió en Directora Ejecutiva de la AMPAS hasta que se jubiló.

Pero esto es lo que dice la leyenda. Y sería bonito que fuese esta la verdad, aunque no está muy claro. De hecho, hay quien dice que el nombre se debe a la gran actriz Bette Davis, que al parecer mencionó que al ver la estatuilla por atrás, la vio parecida a la espalda y trasero de su primer marido, cuyo segundo nombre era Oscar.

Sea como sea, lo cierto es que desde casi sus principios, los premios que entregaba anualmente la AMPAS fueron llamados “Oscar”, aunque el nombre “oficial” es “Academy Awards”. Los Premios de la Academia. La primera mención documentada la encontramos en 1934, cuando la columnista de Hollywood Sydney Skolsky usó el término "Oscar a la Mejor Actriz" para referirse a Katharine Hepnurn. La Academia no empleó oficialmente este nombre hasta 1939.

La AMPAS fue creada en mayo de 1927 como una organización sin ánimo de lucro que tenía por objetivo elevar la calidad cultural y técnica en la realización profesional de películas. Uno de los principales impulsores de este tema fue Louis B. Meyer, fundador de la Metro, así como el actor Douglas Fairbanks, del que ya hemos hablado por aquí, que fue su primer presidente, y que, además, fue el que tuvo la idea de otorgar unos premios anuales que reconociesen a las mejores películas, directores y actores, por un lado, y que sirviesen de incentivo tanto para la realización de mejores películas como para motivar al público para que fuesen a verlas. Con los años esta organización se ha convertido en una entidad importantísima y con un prestigio enorme en el mundo del cine, como demuestra el hecho de que de los 36 socios fundadores se ha pasado a más de 6000 en la actualidad.

Ya hablaremos de cómo es el proceso de elección de los nominados y los vencedores. Solo aclarar, por ahora, que estos premios, al ser concedidos por los miembros de la AMPAS, se reparten muchas veces entre ellos, de ahí que influyan cuestiones como amistades, enemistades, envidias… la vida misma.

Así, dos años después de la fundación de la AMPAS, el 16 de mayo de 1929 se dieron los primeros premios, durante un banquete al que asistieron 270 personas, todas las celebrities del momento, en el hotel Hollywood Roosevelt, todos entregados por Fairbanks, presidente de la Academia. Se dieron 15 estatuillas, aunque por aquel entonces aún no se tenía muy claro cuáles iban a ser las categorías definitivas. De hecho, dos de esos galardones, los entregados a la Warner Bors. por la película ‘Jazz Singer’ y a Charlie Chaplin por ‘El circo’, se entregaron sin estar adscritos a una categoría definida. Aun así ya se premiaron por primera vez la mejor película, el mejor director (aunque dividido en drama y comedia), el mejor actor, la mejor actriz, los mejores guiones (originales y adaptados), la mejor fotografía y la mejor dirección artística, premios que en la actualidad se siguen dando, lógicamente, ya que son de los mas importantes. Además se entregaron galardones a la mejor calidad artística de producción, los mejores efectos de ingeniería y el mejor autor de rótulos.



Al año siguiente la cosa se redujo a 7: película, director, actor, actriz, guion (solo uno), fotografía y dirección artística. Desde entonces el número ha ido creciendo, y las categorías han ido variando. Se fueron sumando las categorías a los mejores actores secundarios, desde 1936, al mejor sonido, desde 1930 (na mas empezar el cine sonoro), banda sonora (1934), montaje (1935), efectos especiales (1939), vestuario (1948), película de habla no inglesa (1956), maquillaje (1981) o mejor película de animación (desde el 2001).

Por otro lado están los premios a los cortometrajes animados y de acción real (desde 1931), y los premios a los documentales, cortos y largos (desde 1943).

Así, por ejemplo, este año, 2011, hay 24 categorías.

Por otro lado, hay que mencionar la famosa estatuilla, que todos sabréis como es y que representa a un caballero que sostiene una espada sobre un rollo de película con cinco radios que indican las cinco ramas tradicionales de la Academia: actores, guionistas, directores, productores y técnicos.

Pesa 8,5 libras (unos 4 kilos) y mide 13,5 pulgadas (unos 34 cm.) y fue diseñada por Cedrid Gibbons, directivo de la Metro: su asistente Frederic Hope creó la base de mármol negro; el artista George Stanley esculpió el diseño y la California Bronze Foundry bañó la primera estatuilla en bronce chapado con oro de 24 quilates.

El señorito ha ido cambiando su look en momentos puntuales. Así, por ejemplo, entre los años treinta y cincuenta, los actores más jóvenes recibían réplicas en miniatura de la estatua. El ventrílocuo Edgar Bergen fue presentado con una estatuilla de madera con una boca móvil. O Walt Disney, que fue galardonado con una estatuilla normal y siete miniaturas por "Blancanieves y los siete enanitos" como reconocimiento especial por este primer largometraje de animación. O entre 1942 y 1944, cuando, para apoyar los esfuerzos de la II Guerra Mundial, se entregaron Oscars de yeso que fueron cambiados por estatuillas de oro después de la guerra.

En 1945 la base de mármol fue sustituida por metal y en 1949 comenzaron a numerarse las estatuillas, comenzando por el número 501 (no he descubierto por qué).

Hay que mencionar también que la ceremonia de entrega, que hoy se ha convertido en un acontecimiento popular y que se retransmite en directo por televisión a todo el mundo (desde 1953), en un primer momento fue algo mas privado, aunque, entre desde el principio (desde la segunda entrega) se retransmitió una hora de la ceremonia por radio, hasta 1944, cuando se radió la ceremonia completa. De hecho, el aumento del interés popular hizo que desde 1942 se abandonase la costumbre de celebrar la entrega en banquetes celebrados en hoteles, y en su lugar se optó por celebrar ceremonias de entrega en grandes teatros. De esta manera, la 16 edición de los Oscars fue la primera en celebrarse en un escenario, en concreto en el teatro chino Gauman de Hollywood.

Desde entonces y hasta hoy, la ceremonia se ha continuado celebrando en teatros: el 14 de abril de 1969, la ceremonia se celebró en el recién estrenado Dorothy Chandler Pavilion del Music Center de Los Angeles. Y se continúo haciendo allí hasta 1987, cuando regresaron al Shrine Auditorium. Posteriormente los Oscars se han celebrado sucesivamente en el Shrine Auditorium y en el Dorothy Chandler Pavilion.

En el año 2001 la ceremonia de los Oscars volvió a Hollywood, al Kodak Theatre, donde aún se celebra.

Mencionar, a modo de curiosidad, que en tres ocasiones la movida ha sido interrumpida: en 1938, tras unas inundaciones en Los Ángeles que retrasaron la ceremonia una semana; en 1968 la celebración se retrasó dos días por respeto a Martin Luther King, cuyo funeral tenía lugar al día siguiente de los premios; y en 1981 se retrasó 24 horas por el intento de asesinato contra el presidente Ronald Reagan…

Ah, y por cierto, si queréis asistir, la cosa esta jodida: solo se puede acudir por invitación, no hay entradas a la venta. ¿Cómo obtener la invitación?, pues por un lado estando nominado al Oscar, y por otro, siendo una celebritie. La fama.

Pa terminar… “And the winner is”: esta famosísima frase comenzó a utilizarse en 1941, ya que hasta entonces se sabía el nombre de los galardonados con antelación. Incluso se hacía llegar a los periódicos una lista con los ganadores, para que éstos pudieran incluirla en la edición especial que publicaban a las 23:00h en la noche de los Oscars. Todo funcionó bien hasta que en 1940 el diario Los Angeles Times publicó este listado antes de tiempo.

A partir de ese momento, se adoptó el sistema que se ha seguido practicando hasta hoy en día, es decir, el del sobre cerrado. Y desde 1998 la frase fue sustituida por la menos conocida “The Oscar goes to” (El Oscar va para) debido a que la academia pensó que no era correcto emplear el término "winner"(ganador) por insinuar que el resto eran "loosers"(perdedores)…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada