LA CAMA.



Ya se usaban las camas en Persia, Egipto y Babilonia. Entre los siglos XVI y XI a.C., la cama egipcia tenía un rebuscado pie decorado con tallas, dorados e incrustaciones. No poseía cabecera, excepto un apoyo. Después del siglo VII a.C. los armazones y canapés griegos, eran a veces tallados en marfil, o con patas de oro o de plata macizos.
Las estructuras comenzaron a realizarse de tiras de cuero entrelazadas para hacerlas más cómodas.
A finales del Siglo I después de Cristo, desde Roma se extendieron a otras zonas de Europa versiones sencillas de camas y canapés. Pero de todas maneras, la cama era un lujo de las clases sociales más altas.
En las mansiones y castillos del S. XII había camas pero los dormitorios fueron apareciendo como tales hacia el S. XVIII y siempre en palacios lujosos de los nobles. Hasta ese momento, las camas estaban en las salas y se usaban como divanes durante el día. Para lograr una habitación dentro de otra, protegida de insectos y corrientes de aire, se implementaron los doseles, con pesadas cortinas laterales, y de acuerdo a la ornamentación, la riqueza del bordado y las piedras preciosas de estos cortinados, indicaban la posición social de los dueños. Hacia el S. XV entre la realeza, las camas alcanzaron proporciones enormes. Más adelante fueron haciéndose de telas más livianas y con mayor sencillez.
La gente común comenzó a usarlas, pero fueron del tipo de camas-armarios cerradas con puertas, costumbre que perduró en las familias humildes hasta avanzado el siglo XIX. Y los más pobres usaban jergones en el suelo.
El el S. XVIII se usaron distintos tipos de maderas para la fabricación de camas para los nobles: nogal, caoba, roble, finamente talladas. Luis XIV poseía 413 camas de todas variedades. Los franceses introdujeron hacia fines de este mismo siglo, los armazones de hierro. Las camas se comenzaron a hacer en serie y se fueron popularizando.
Hacia 1930, el diván, es decir, la cama actual, sin doseles y cortinajes, rápidamente se popularizó, y se fabricó en series y en distintos materiales y modelos, imperando la comodidad, sencillez y sobriedad de los diseños. Y se utilizan también las camas sobrepuestas o marineras, para ahorrar espacio.
En la Europa de finales de la era moderna, los bebés solían dormir en camitas-carros, con tres ruedas que se colocaban debajo de la cama grande con doseles.
En ciertas culturas y con otras realidades climáticas se fueron usando esteras, petates, hamacas -que en algunos países centroamericanos se conoce con el nombre de chinchorros-, mientras que otros usaron un colchón apoyado en el piso, o sobre una simple plataforma de madera. Otra de las variaciones para este mueble para dormir y descansar, es el catre tijera y el catre de cuero.
En el siglo XIX el amoblamiento se actualiza con muebles "racionales" como la primera cama levadiza en la pared. En la Exposición de Filadelfia de 1876 se había presentado una cama plegadiza. A partir de allí comienza la fabricación de muebles en serie y son patentados varios inventos curiosos en este ramo.

Fuentes:
http://www.wikilearning.com/monografia/el_origen_de_las_cosas-la_cama/5440-34
http://es.wikipedia.org/wiki/Cama

Imagen: Monumento a la cama.
Fecha: 1998
Material: Hormigón.
Medidas: 3,5x2x2 m.
Descripción: Es un monumento -destinado en principio a un espacio urbano- pero que se desestimó por motivos puritanos y finalmente ha permanecido en el Bosque de Can Ginebreda. Por sus características encaja en la serie “Del amor a la muerte”.
Muestra, de hecho, una simbología de las cuatro funciones que se realizan en la cama: nacer, dormir, copular y morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada